www.losmartesmiento.com | Especial | año V | 26 enero 2010 | REVISTA VIRTUAL SEMANAL
ELIGE TU PROPIA DESGRACIA | por Gaby Losa
Una hermosa postal de verano

Vivir del lado tenebroso de la General Paz tiene su lado bueno. Su lado… reconfortante.

Está bien, todo queda más lejos, no tengo decenas de líneas de colectivos cerca de casa, ni la posibilidad de comprar un alfajor a las 3 de la mañana… pero, por otro lado, existe una tranquilidad que solo puede encontrarse, ¿saben donde?... en el pasado.

Este verano me sentí como un niño, un niño yanqui de la década del 50 (y sí, vivo en Argentina y en provincia, obvio que las cosas llegan un poco más tarde).
¿Recuerdan esos retratos de cientos de películas donde el heladero iba con su camioneta blanca brillante por los barrios, mientras avisaba con una música tan dulce como su mercancía que ya estaba allí para satisfacer el deseo de los niños, que salían de sus casas, mientras sus rubios rizos brillaban con el sol, llamando al heladero con sus tiernas voces?

Imagínenlo. ¿Pueden hacerlo? ¡Perfecto!

Bueno, eso me pasó durante este verano.
Con unos pequeños cambios, claro.

El que pasaba por mi casa era un viejo sin dientes, con un camión a punto de morir de una metástasis de herrumbre, mientras, con un megáfono destruido gritaba por la ventana:

“A la sándia (sí, el acento está “bien” puesto), calada la sándia. ¡Lleve su sándia!”.

Y ahí iba yo, corriéndolo, en ojotas, sin rizos rubios (casi sin rizos) a comprarle un mamotreto de 10 kilos para ahorrarme unos 2 pesos en comparación con la verdulería.

Ahhh, que hermosa época.
¿No les parece una hermosa postal de verano?
¿No? Buen, el verano ya fue… bienvenidos los martes.


“La belleza es como la fruta estival: fácil de corromper y de corta duración.”
Sir Francis Bacon



Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com


Dejá tu e-mail


ELIGE TU PROPIA DESGRACIA | por Gaby Losa
¿Alguien vio mi rótula por ahí?

10 PROS Y CONTRAS DE SER UN CORREDOR

Pro: Correr mejora muchísimo el estado físico.
Contra: También te deja cansado todo el tiempo.

Pro: No necesitas comprar muchas cosas para correr. Con un par de zapatillas ya estás.
Contra: Un par de zapatillas que cuestan $500 y que no siempre están en el país.

Pro: Como decía, al correr desarrollas un estado físico privilegiado.
Contra: Y a su vez, paradójicamente, te destrozas las rodillas.

Pro: Mejoras tu capacidad cardiaca y pulmonar.
Contra: Pero podes sufrir un engrosamiento ventricular que si no te lo tratás, te vas al descenso.

Pro: A su vez, como vas a estar más sano, vas a ir menos al médico.
Contra: Claro, después de que hayas ido al cardiólogo para los estudios, al deportólogo para que analice tu pisada, al ortopedista para que compruebe tu biomecánica y te haga plantillas, al entrenador para que te de una rutina y al nutricionista para una dieta… y después te vas a hacer amigo de por vida del traumatólogo que trata tus (constantes) lesiones.

Pro: Hacer deporte siempre atrae a las chicas.
Contra: Un deporte como Rugby o Polo… el running no gana ni a palos.

Pro: (para las chicas) Correr levanta la cola y endurece las piernas.
Contra: El impacto genera una celulitis de proporciones lunares.

Pro: Correr es gratis.
Contra: Pero inscribirse a una carrera de las famosas sale como pagar 15 veces tu parte en el alquiler de una canchita de fútbol.

Pro: Es uno de los pocos deportes (o el único) que podes practicar escuchando música en tus auriculares.
Contra: Hay que estar siempre atento, los automovilistas y los perros no son muy amantes del corredor.

Pro: Terminar una carrera siempre es un gran logro personal que levanta el ánimo.
Contra: Hasta que llegas a tu casa y tu familia te pregunta “¿Y? ¿Ganaste?”.


“Existen clubes a los que no perteneces, vecindarios en los que no puedes vivir y escuelas a las que no vas a entrar…. pero los caminos siempre están abiertos”.
Nike



Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com


Dejá tu e-mail


ELIGE TU PROPIA DESGRACIA | por Gaby Losa
Una dura reflexión

“Si repentinamente te asaltan ganas de hacer algo, pensalo racionalmente. Si después de pensarlo racionalmente, aun tenés ganas de hacerlo, masturbate. Si después de eso, el impulso sigue ahí… es amor."








“Cuando se habla de estar enamorado como un loco se exagera; en general, se está enamorado como un tonto.”
Noel Clarasó

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com


Dejá tu e-mail


ELIGE TU PROPIA DESGRACIA | por Gaby Losa
El viajar es un placer…

PROPUESTA:

Uno sube al bondi y ve que no hay lugar para sentarse.

Se para al lado de un asiento (cualquiera, el que más le guste), mira a la persona (o personas si es del lado de los asientos dobles) y esta(s) le dice(n) la parada en la que se baja(n).

Si le parece muy lejos, prueba en otro lugar. Cualquier lugar, al menos, claro, que ya haya sido ocupado por otro viajante parado.

Listo, acabo de mejorar el viaje en colectivo un 89%
Me voy contento.

Buen martes.








“Viajar enseña tolerancia.”
Benjamin Disraeli

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com


Dejá tu e-mail


ELIGE TU PROPIA DESGRACIA | por Gaby Losa
El control del control

10 pequeñas reflexiones sobre la televisión y su influencia…

10 - Si tenés la tele prendida aunque no la estés mirando, te sentís solo y siempre necesitás compañía.
09 - La bipolaridad más grande del ser humano se da con los canales de cocina. Los canales de cocina son geniales cuando tenés hambre y pedorrísimos cuando estás lleno.
08 - Cada vez que pasas por un canal de viajes (tipo “Discovery Travel and Living”) no podés evitar enunciar una frase del estilo: “Mirá, a estos guachos les pagan por recorrer el mundo… suertudos de porquería”.
07 - Existe una serie (mi TOP 3 es: 3- Friends / 2- Seinfeld / 1- The Simpsons) que no importa cuantas veces hayas visto el episodio la vas a dejar y lo vas a volver a ver. Y después la vas a traicionar hablando con los demás diciendo “¡Pero, ¿podés creer?... dan Los Simpsons a toda hora! ¿No tienen otra programación?”
06 - Siempre vas a tener aunque sea un show de TV que te encanta y te da vergüenza admitir (en mi caso era “Sabrina, la bruja adolescente”… vamos, rían que me la banco).
05 - Si vez I-Sat sos medio freaky... o te la das de cancherito
04 - Hallmark y Space no tienen UNA película buena. Punto.
03 - Y a TNT le sale el pochoclo por los parlantes de la tele, pero siempre te copas con alguna de sus pelis.
02 - Si vivís en pareja, el que maneja el control remoto, es el que lleva los pantalones.
01 - Pero si tu pareja tiene el control remoto y aun así la convencés de que deje el programa que a vos te gusta, sos Gardel con guitarra eléctrica y la galera de Slash.








"La televisión es un invento que permite que seas entretenido en tu salón por gente que nunca tendrías en casa."

David Frost

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com


Dejá tu e-mail


ELIGE TU PROPIA DESGRACIA | por Gaby Losa
Mamá, mi novia

5 tipos de mujeres con las que me gustaría… estem… salir, sí, eso es, salir, y que sucedería con mi madre al enterarse.

Vedette
La odiaría, pero a su vez al verla en el programa de Rial podría cancherear con las vecinas diciendo “¿Ven el gato roñoso ese? Es la novia del nene… y sale en a tele”.

Promotora de Automovilismo

Desconfiaría de alguien que pasa tanto tiempo rodeada de autos y no sabe cambiar una bujía… y encima usa paraguas cuando no está lloviendo.

Música
Al menos que sea Soledad no le gustaría alguien que está todo el día con el “chingui chingui” *.
(* Así le dice mi madre a todo tipo de música que no sea Soledad o Luís Miguel).

Pornstar
Yo no le contaría ni en pedo, así que no sé.

Modelo
Mi vieja la vería muy flaquita y la invitaría a comer sus famosos ravioles, destruyendo su dieta y (en efecto dominó) su carrera, su autoestima y mis pocas posibilidades de (viajar gratis por el mundo a lado de un bombón salido del 5to. circulo del infierno) enamorarme de un ser bello y cautivador.









“¿Cuál puede ser una vida que comienza entre los gritos de la madre que la da y los lloros del hijo que la recibe?”
Baltasar Gracián

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com


Dejá tu e-mail


ELIGE TU PROPIA DESGRACIA | por Gaby Losa
Dialéctica infernal


- Bienvenido al infierno, doctor, soy su guía.
- ¿Qué pasó? ¿Donde estoy?
- Bueno, parece que el ultimo juicio lo tenía muy nervioso y se le reventó un coagulo. Con respecto a la segunda pregunta, ya estaba respondida… ¿qué clase de abogado es usted?
- Es que…
- Déjeme responderle, uno no muy bueno.
- Pero…
- Como decía, bienvenido al infierno; acá va a compartir una eternidad de tormentos con personas igual de malas que usted. Está la vieja que camina con paraguas por debajo de los techitos, el colectivero que no te para a la noche, el tipo que inventó las servilletas de bar, la policía de Entre Ríos…
- … pero, esas personas son… normales. ¿No está… qué sé yo… Hitler?
- Sí, claro, pero no acá, está en el VIP. Artistas famosos, shows, charlas…
- Ah, ¿y no podría yo ir al…?
- Disculpe, ¿acaso usted desencadenó un conflicto que mató a 10 millones de personas? ¿Entonces por que cree que va a ir al VIP? La única forma en la que usted podría ir al VIP es si odiase ir al VIP, ¿fui clara?
- No mucho…
- Me alegro. Confundir gente es algo en lo que somos especialistas en el infierno.
- En el infierno y en la política.
- Sí, eso dije. Además, ¿sabe lo que le hacen a Hitler en el VIP? Están Mauro Viale y Chiche Gelblung hablando todo el día sobre paco y Natasha Jaitt.
- ¡Pero esos dos no están muertos!
- No, pero nos deben favores.
- Bueno, está bien, no desencadené ninguna matanza, pero soy…
- Fue.
- … fui abogado, ¿no existe una forma en la que pueda conseguir algo bueno?
- Buen punto… las reglas funcionan así: si quiere puede elegir su castigo; si no elige ninguno, lo proporcionamos nosotros.
- Ah, ya me imagino el que dan ustedes, seguro va a ser uno de esos horribles castigos en los que pago en reversa por lo que hice, ¿no? Por ejemplo, si me burlé de la gente voy a tener gente burlándose de mí todo el día, ¿es así?
- Algo así. Como nunca levantó la caca de su perro, el castigo que le figura asignado es taparlo de mierda de perro hasta el fin de los días.
- No, no, no… esperá un poquito. Está bien, logré que una banda de delincuentes quedase libre, mandé en cana a un pobre laburante que persiguió y golpeó al violador de su hija… ¡pero la caca de mi perro siempre la junté! ¡Soy un ciudadano modelo, no voy a pagar por un crimen que no cometí! Soy… fui muy buen abogado para eso.
- ¿Qué quiere que hagamos entonces? ¿Cancelamos caca de perro y lo mandamos a que una banda de delincuentes lo muela a golpes y un violador lo sodomice hasta el fin de los días?
- Por favor.
- Hecho.
- Je je, esta no sabía con quien estaba hablando.





“El infierno está lleno de buenas voluntades o deseos.”
San Bernardo de Claraval

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com






ELIGE TU PROPIA DESGRACIA | por Gaby Losa
¿Orinado por un cachalote?

Por lo general, las semanas están signadas por motivos particulares. Estos se dan sin buscarlos y nominan ese período de 7 días gracias a los acontecimientos más destacados y repetidos. Por ejemplo “una semana de mucho trabajo”, “una semana de exámenes” o “una semana en la que el portero del edificio me miró el culo todos los días”.
Esta semana que termina hoy, para mí, fue LA SEMANA EN LA QUE MÁS HICE EL RIDICULO EN MI VIDA.

Repasemos juntos:

Miércoles
Hablé con mi jefa durante 20 minutos de reloj en la puerta de su oficina para después darme cuenta que no me había subido el cierre después de salir del baño.
(Sí, sí me lavé las manos. Soy boludo pero no sucio).

Jueves
Empiezo el gimnasio. Como quiero fortalecer determinados músculos en especial para poder correr mejor (sí, corro; ver LMM #142), el entrenador me dio una rutina que tiene todos los ejercicios hechos en un gimnasio… por una mujer. Así, mientras monstruos de 100 kilos levantan su peso en mancuernas y gritan con todas las venas del cuello infladas, yo me siento en una pelota gigante (y violeta) frente al espejo y hago ejercicios posturales.

Viernes
Cruzando la calle para ir al banco (trabajo en la zona más cheta de Recoleta) veo que una señora muy paqueta tiene dificultades para salir de un taxi. Queriendo hacer mi buena acción del día, me acerco al trote y le ayudo a abrir la puerta. ¿Qué hace ella? Me mira de arriba abajo y abre el monedero para darme una propina… ¡¿tan mal me visto!? Aclaración: Estaba con la ropa con la que voy a la oficina. Aclaración 2: No, no acabo de inventar esta.

Sábado
Vuelvo al gimnasio. Ahora no solo me miran mal los monstruos de 100 kilos sino que también se ríen las chicas de la clase de localizada.

Domingo
Tengo una invitación de amistad en Facebook de una chica que no conozco. Leo que me pidió autorización porque sabe que soy Guybrush. Después de agregarla me aparece en el Facebook Chat solo para decirme: “No sos como te imaginaba. Estoy decepcionada”.

Lunes
Me dejé la barba. Mi jefa recibe a un cliente con la misma barba que yo y le dice “¡que bien te queda esa barba! Pareces un filosofo francés” (sic). Cuando el tipo se va, me llama a la oficina y me comenta que mi “barba no queda bien, no da la imagen de prolijidad que buscamos en la oficina”.
Esta vez, al menos, tenía el cierre arriba.

Martes
Sale escrita esta porquería.
Broche de oro. Cereza arriba de la torta.

¡Que disfruten el resto de la semana!

“Si en los hombres no aparece el lado ridículo, es que no lo hemos buscado bien.”
François de la Rochefoucauld

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com






ELIGE TU PROPIA DESGRACIA | por Gaby Losa
X= B(.)(.)BS

Según los matemáticos, el universo puede ser explicado mediante una simple función.
Cuando uno se pone a preguntarles un poco más, la función deja de ser tan simple, empiezan a tartamudear y a decir que todavía no están del todo seguros. Los más cínicos hasta nos hablan de ¡números!, algo que no usamos desde que terminamos la secundaria.
Pero eso no importa, lo importante es que dejando de lado lo charlatanes que pueden ser los matemáticos (¡total nadie les entiende! ¿Quién te va a explicar lo que dicen? ¿Paenza? Pufff) es cierto que la mayoría de las cosas pueden ser explicadas mediante una función.

En el caso de hoy, la función que quiero explicar es esta:

“Sí y solo sí estamos solos (S), las Probabilidades de ver Porno (PvP) tienden a aumentar a medida que pasa el Tiempo frente a la Computadora (TfC)”.

PvP = ↔ S * TfC

GRÁFICO

5 minutos:
Nos sentamos frente a la máquina y mientras nos logueamos al MSN nos fijamos que mails recibimos en el período en el que no estuvimos conectados como esclavos frente a la PC. POSIBILIDADES: Bajas.

10 minutos:
Después de leer los mails, saludamos a nuestros contactos en el MSN (solo saludamos a las chicas que nos gustan, sépanlo… los demás que nos hablen). POSIBILIDADES: Moderadas.

15 minutos:
Abrimos el famoso y nunca bien ponderado Facebook. Después de chequear si alguien nos escribió y de hacer un par de encuestas del tipo “¿de que color es el aura de tu personaje favorito de los Thundercats?” vamos directo a ver las fotos de nuestros contactos (y con “las fotos de nuestros contactos” me refiero a las fotos de nuestros contactos de sexo femenino que estén lindas). POSIBILIDADES: En aumento.

20 minutos:
Las fotos de la playa de tu compañerita de la facu subieron considerablemente tu temperatura corporal. Y las fotos de la salida del sábado de la chica esa que conociste en las vacaciones y nunca más te volvió a hablar y sus amigas de la secundaria no hicieron nada para calmarte. Decidís que (¡solo para entretener la vista, nada más, eh!) vas a ver algunas fotos de Luli Fernández. POSIBILIDADES: Andá buscando los Carilina.

“Cuando las leyes de la matemática se refieren a la realidad, no son ciertas; cuando son ciertas, no se refieren a la realidad.”
Albert Einstein

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com






ELIGE TU PROPIA DESGRACIA | por Gaby Losa

¡Ay, que buena
está la fiesta, mamá!

15 razones para que los martes miento haga una fiesta para celebrar sus 150 números.

1- Se puede mentir sin cargo de conciencia.
“Que linda sos… me pondría de novio al toque con vos”
2- ¡Se puede hacer prácticamente de todo sin cargo de conciencia!
“No, no tengo novia” (lo triste es que en mi caso eso no es mentira).
3- Bah, salvo comer empanadas. Son como nuestras vacas para los hindúes.
“¿Qué hago? Trabajo en una agencia de modelos.”
4- Al día siguiente, la resaca va a tapar lo choto que es tu laburo (verdadero).
“O sea, estoy todo el día viendo chicas hermosas, pero hablo con vos porque me encanta tu personalidad.”
5- Cortás un poco con la semana.
“¡De verdad te digo!”
6- 150 es un lindo número.
“Vine a la fiesta a buscar el próximo talento argentino.”
7- Y un colectivo que te deja en el Hospital Ferroviario.
“Y vi que vos tenés muy lindas…”
8- Podés conocer a tus ídolos de la revista.
“…mmmmmm…”
9- Y a mi también.
“… ¡cualidades! Sí, eso, cualidades para ser modelo, ¿no te convence?”
10- Quiero ver la reacción de la gente cuando me acerque diciendo: “Hola, yo soy Guybrush”.
“¡No tendrías que pensar más!”.
11- Es probable que sea la misma reacción que tienen siempre. Una mezcla entre risa y un poco de asquito.
“Me alegro que te guste la idea… ¿nos vamos?”
12- Con más de 500 fans en Facebook (iba a decir más de 550, pero me acordé que todos los que hacemos la revista fuimos los primeros en agregarnos) la fiesta la tiene que romper.
“Sí, tengo auto, pero hoy no lo traje”.
13- Al día siguiente puedo decir que fui a un “after-office” (el primero en unos 5 años).
“Sí, departamento también, pero hoy mejor vayamos a un telo”.
14- Seguro va a haber buena música para escuchar. Y si ponen algo bailable hago que me duele una pierna y listo.
“¡Claro que te voy a llamar después!”
15- A menos que pongan “ahí está, ahí está, se la llevó el tiburón, el tiburón” que es el UNICO tema que me sé el pasito. Ahí me bailo todo.
“Cierto, cierto… pasame tu teléfono. ¿Y tu nombre es…?”


“El humor y la fiesta revelan que hay siempre una reserva de sentido que todavía nos permite vivir y sonreír.”
Leonardo Boff

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com







ELIGE TU PROPIA DESGRACIA | por Gaby Losa

Monólogo interior subterráneo

Si no le entrego ese informe hoy a González me va a colgar de las… uh, mirá esa mina que acaba de subir, ¡la mato! ¿Qué estación es? Ángel Gallardo. Voy a tener que prestar más atención la próxima vez, a ver si la veo subir de vuel… ¿estornudó? Dios mío, ¿¡estornudo!? Bueno, supongo que por una vez no pasa nad… ¡Estornudo otra vez! ¿Por qué no traje el barbijo? No lo traje porque me siento ridículo usándolo, por eso no lo traje. Apenas me lo puse me miré al espejo y me sentí un gil. Más gil me sentí cuando tiré desodorante de ambiente a ver si podía olerlo o no para ver si el barbijo funcionaba. Sé que queda ridículo, ¡pero no me importa lo que la gente piense! Tendría que tener el barbijo acá mismo. Pucha. ¿La hamburguesa de McDonald´s tiene cerdo? No tendría que haber cenado eso. No se tapó la boca para estornudar. ¡Yo me bajo en la próxima! Uh, pero tendría que salir a la calle, ¿eso no es peor? Cuando la cajera me preguntó que quería para comer le tendría que haber pedido ensalada. Aunque tiene pollo. ¿El pollo tiene cerdo? ¿Si me pongo el pañuelo en la boca servirá de algo? ¡LA PUTA MADRE, ESTORNUDÓ DE NUEVO! Si lo hace otra vez, ¡la mato! No viajo en colectivo por si se meten mosquitos de dengue y ahora pasa esto. ¿Qué voy a hacer? ¿Me compro un auto? No a ver si me lo roban, la delincuencia está terrible. Me pica la cabeza, ¿será gripe porcina o influenza mexicana? ¿Por dónde voy? Que lo parió, me pasé.


“El hombre que tiene miedo sin peligro, inventa el peligro para justificar su miedo.”
Alain

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com







ELIGE TU PROPIA DESGRACIA | por Gaby Losa

You gotta fight, for your right…!

35 cosas que la rompieron en la fiesta por los 150 números de la revista:

- La niebla. ¿Quién envidia una fiesta en Europa cuando puede salir del subte en Constitución y pensar que está en Londres?
- Plasma, que es un bar de la ostia.
- El separador de la revista, en pantalla gigante detrás del escenario, con todos los fondos de que tuvo Los Martes Miento hasta la fecha.
- Los Licuados (banda) y su música tranquila para abrir la noche.
- Max Capote (banda), unos uruguayos completamente locos que hacen muy buena música.
- Posta, son muy terribles; consigan su música como puedan. ¡Ya, ahora! Cierren esto y pongansé a buscar.
- El cantante de Max Capote. Una mezcla entre Zucchero y Cacho Castaña. Soltó más veces el micrófono que su vaso de whisky.
- Los guitarristas. Meté al guitarrista de At The Drive In, a Jimmy Page , a Murdock de Brigada A para la cuota de insanidad y a un futbolista de los ´70 para lograr el look, en la máquina de la película La Mosca y van a salir esos dos.
- (el último tema de) Fat Elvis (banda)
- Taxiboy (banda) y las fiestas de músicos invitados que armaron arriba del escenario.
- La mesa con decenas de velas y las estampitas de Floripondicienta, Marcelo V., teleoalreves, Senior G. y todos los demás que no se pudieron hacer presentes, pero que llevamos en nuestros corazones.
- Y en la mesa. En forma de estampitas.
- La presencia casi de incognito del señor Ignatius Zombie.
- La locuacidad de Alej (editor) arriba del escenario.
- El sombrero de Lion (editor).
- La barba de Lion.
- Los separadores de Neosimio y Empanadas.
- La película de Batman (en la que un tiburón le muerde la pierna y -¡santo Deux Ex Machina, Batman!- él tiene Repelente para Tiburones para poder espantarlo) proyectada en pantalla gigante.
- Y a ultra velocidad.
- Las calcomanías de la revista.
- Como así también las remeras, los llaveros y hasta el loco que se apareció mostrándonos un tatuaje que se hizo con el logo de Los Martes Miento.
- (bueno, lo de arriba es mentira, pero calcomanías si hay… ¡y están buenísimas!)
- El aire acondicionado (cuando estaba apagado).
- La novia de Lion que se bailó todo.
- ¡Todo, eh! Ponganlé una marcha fúnebre que la señorita la baila igual.
- Las ganas de Melonsagrado de revolear una lata de arvejas al escenario para bajar a una banda (parece que en Rosario son hardcore, no se andan con chiquitas como chiflar o pedir que no toquen más).
- Melonsagrado haciendo de promotor turístico y vendiéndonos su ciudad de la forma que más nos gusta.
- Luc (Un Pipitö) tratando de elongar sentada y con las piernas arriba de una mesa.
- Y su control de temperatura corporal poniéndose y sacándose la capucha.
- H y su verborragia genial.
- Alexis. EL músico invitado. EL RRPP.
- El staff de la revista, viendo todo desde la privacidad y comodidad del VIP.
- El de arriba es un eufemismo para “nos sentamos atrás de todo, nadie nos vino a hablar ni a pedir autógrafos y cuando tocaba una banda nos teníamos que parar arriba de los bancos porque sino no veníamos una goma”.
- Pero tenemos ganas de más fiestas… y si esta estuvo buena, las que vienen…
- … ¡pufff!….

“Todas las piezas deben unirse sin ser forzadas. Debe recordar que los componentes que está reensamblando fueron desmontados por usted, por lo que si no puede unirlos debe existir una razón. Pero sobre todo, no use un martillo”
Manual (REAL) de mantenimiento de IBM

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com





ELIGE TU PROPIA DESGRACIA | por Gaby Losa

Atrapado en la red de redes

Mi jefe siempre me dice que paveo mucho en Internet mientras hago mi trabajo. Que mientras hablo por teléfono o redacto un mail, me voy metiendo en páginas que me distraen. Yo le digo que (www.hotmail.com) eso no es cierto. Obviamente Internet es importante ya que a veces se puede usar (www.clarin.com) para estar informado, conseguir datos pertinentes (www.taringa.net) al trabajo de todos los días, para comunicarse con otros compañeros laborales (Guybrush te ha enviado un zumbido) o para entrar a alguna pagina SUPER GENIAL y (www.losmartesmiento.com) quedar bien con tu jefe, pero perder el tiempo (www.timeanddate.com) en Internet… ¡jamás!

Cuando me pongo a hacer algo, por ejemplo, a escribir esto, me dedico (www.proverbia.net) a eso y, una vez que está terminado, ¡si no hay nada de trabajo para hacer!, recién ahí me distiendo. (www.papparazirevista.com.ar)

Lo que dice mi jefa me parece totalmente… (www.rae.com) incongruente. Totalmente (www.wordreference.com) crazy. Como decía (www.tycsports.com) Araujo en ese programa (www.futboldeprimera.com)...mmmm … ahora no me acuerdo el nombre.
Mis hobbies (www.runnersworld.com) o mi bulliciosa, real y para nada patética vida social (www.facebook.com) quedan de lado mientras estoy en el trabajo.

Que se yo, claro que si espero el mail de (www.hotmail.com) una chica hace semanas (F5) y no me (F5) llega, me voy a fijar. Pero como mucho (F5) una vez al día. Y eso (F5) no tiene nada que ver con (F5) que me distraiga. ¿Ok?

(F5)

“Todas las piezas deben unirse sin ser forzadas. Debe recordar que los componentes que está reensamblando fueron desmontados por usted, por lo que si no puede unirlos debe existir una razón. Pero sobre todo, no use un martillo”
Manual (REAL) de mantenimiento de IBM

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com





ELIGE TU PROPIA DESGRACIA | por Gaby Losa

Los Martes del Clio

Acabo de reducir la carrera de Licenciado en Publicidad a una carilla. Básicamente, con estos 6 modelos, usted podrá vender cualquier cosa que pueda ser vendida. Y si ninguno de los 6 métodos funciona, ponga una chica semi en bolas para venderle a los hombres o una mujer exitosa en los negocios pero con esposo e hijos para venderle a las damas. Eso es todo. Si para la semana que viene no escribo, me boletearon los de la Asociación Argentina de Agencias de Publicidad.

1- Una chica (Chica A) le comenta a su amiga (Chica B) un problema. Chica B (la mayoría de las veces socarronamente) le dice que está haciendo todo mal y que pruebe con BlaBlaBla. Chica A prueba el nuevo producto y funciona a las mil maravillas. Chica B sonríe complacida. Chica A, que en el comienzo de la propaganda se veía demacrada, encorvada y sin maquillaje, ahora camina por la calle sonriendo, llena de confianza y recibiendo cientos de miradas masculinas.
PRODUCTO: Laxante / Yogurt con laxante / Cualquier producto de dieta / Shampoo / Quita manchas

2- Un pibe cualquiera (no feo, pero jamás fachero) prueba BlaBlaBla y sale a la calle o a una fiesta para ser asediado por una camada de féminas dispuestas a dejar todo para pasar la noche con él, obviando cualquier código social o los riesgos que implica irte a la cama con una persona con la que ni siquiera hablaste.
PRODUCTO: Chicles / Desodorantes / Perfume Berreta

3- Un chabón del montón (si es feo no importa) prueba BlaBlaBla y pierde toda inhibición, se caga de risa con los amigos de situaciones que lo humillan terriblemente e, inexplicablemente, se termina ganando una chica potable.
PRODUCTO: Cerveza / Snacks

4- Un individuo promedio prueba BlaBlaBla y se siente liviano, fresco, amante de la naturaleza por más que su día consista en 12 horas en la oficina y la única vez que corrió fue para que la grúa no se lleve su auto.
PRODUCTO: Agua mineral / Aguas saborizadas / Yogurt sin laxante / Cereales

5- Un ama de casa sonríe al hacer las tareas más engorrosas ya que probó BlaBlaBla y por más que trabaje casi lo mismo que trabajaba ayer, ahora parece no molestarle que su casa esté mugrienta, ni que sus hijos bardeen todo el tiempo, forjándose de a poco un futuro en la correccional.
PRODUCTO: Productos para lavar la ropa / Comidas (de plástico) que se preparan en 2 minutos / Limpiadores en general

6- Una pesadilla surrealista en la que una chica flota o un hombre atraviesa un desierto de hielo o edificios se mueven solos o personas aburridas bailan temas divertidos. Solo hay que inventar algo completamente limado que al espectador lo deje 50% sorprendido 50% sin entender nada.
PRODUCTO: Perfumes caros / Bebidas blancas / Créditos Bancarios / Casi cualquier cosa si se te acaba la imaginación.

Publicista: ¿Recuerda esos comerciales en que dos personas gritan frases sin sentido? Yo los inventé.
(Homero lo golpea en la boca)
Publicista: Siempre me pasa.
THE SIMPSONS

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com





ELIGE TU PROPIA DESGRACIA | por Gaby Losa

No, gracia´vo´

Luego de la seguidilla de partidos de la selección, ascenso, promoción y campeonato (para ser sincero, en realidad debo haber visto dos en total) noté una verdad indiscutida. Tal vez muchos la hayan notado, pero no está de más remarcar estos 5 puntos.

Todos los relatores / periodistas deportivos tienen las MISMAS características.

A saber:

- Los relatores deben tener una “catch phrase”. O sea, un latiguillo que los caracterice. Desde el legendario (y anticuado) “¿estoy crazy, Macaya?” a los (igualmente pedorros pero) actuales “¿qué digo gol?, ¡golazo!”, “¿lo digo o no lo digo?” o “no lo grite, no lo cante, no se abrace” -debe haber más, pero mi umbral de sanidad solo me permitió asimilar esos- todos los relatores quieren darse a conocer por una frase que los perpetúe en la inmortalidad. Por cierto, ¿alguien lo vio a Araujo?

- Filosofan y divagan más que Sócrates de faso (no sé bien por qué, pero me imagino que Sócrates de faso filosofaría y divagaría mucho). Toman algo simple como un deporte y lo transforman en una justa épica entre 22 aguerridos contendientes por la supervivencia del mundo. Analizan un “¿tiro la pelota afuera para atender a un rival?” como un dilema ético/moral. ¡Y que el referí no cobre en contra de la selección, porque Judas vendiendo a Jesús es un pichi que tendría que haber ido a la escuela de árbitros así sacaba más de 30 monedas de plata! Si bien esos recursos le agregan color al relato, si te zarpás de barroco pasas a ser ridículo.

- Son más panqueques que… bueno, un panqueque. Incapaces de resistir cualquier tipo de archivo (tal vez eso sea inherente -salvo contadas excepciones- al periodista en sí), no te sorprendas al ver que el jugador o arbitro que era un héroe la semana pasada esta es una paria que merece ser desterrado del universo.

- Como si estuviesen en la colimba, tratan al pobre pibe que recién empieza a transmitir desde el campo de juego (o a Titi Fernández, la persona con menos amor propio de la historia de la humanidad) como basura que tiene que pagar derecho de piso. Se ríen de sus más mínimos errores, pero si el pibe les marca un error a ellos, listo, lo forrean todo el partido. Pobres pibes, los banco.

- Los imbéciles que transmiten desde el campo de juego son todos iguales. Su trabajo consiste básicamente en: Ver que gestos hacen los técnicos. Escuchar que les gritan a los jugadores. Ver que numero tiene en la camiseta el jugador que está por entrar. Y realizar preguntas agudísimas como: “decí la verdad, ¿te tiraste o fue penal?” o “¡se comieron 4 de local! ¿cómo te sentís?”

“El fútbol es simple, lo complican los periodistas”
LA PELOTA NO DOBLA
(programa radial deportivo)

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com





ELIGE TU PROPIA DESGRACIA | por Gaby Losa

Seguro que de esto
habla “Imagine”

Cuando no se tienen muchas citas reales y se es enamoradizo (o calentón, depende el diccionario) uno imagina, revé, cambia y hasta disfruta de citas imaginarias.
¡Vamos! No me digan que nunca lo hicieron… van en el colectivo hacia un día de embole laboral y lo/la ven. Sentado/a solo/a en el asiento de enfrente. Con la vista perdida en la ventanilla, escuchando música o leyendo un libro que jamás leíste, pero que sabés que te encantaría, ya que es obvio que el/ella seguro tiene tus mismo gustos y hasta debe tener ese cassette de Roxette que te compraste a los 12… porque es el/la indicado/a.

¿Cómo lo sabés?
No tenés ni idea en realidad, pero en tu mente ya se empieza a armar una salida copada.

En mi cita imaginaria:

- No le molesta que no la pase a buscar en auto. Ella tampoco tiene porque también (es pobre) cuida el medio ambiente.
- No transpiro de los nervios.
- Ni digo (muchas) boludeces.
- El mozo no me hace probar el vino, dejando en evidencia que no sé nada de vinos.
- Tampoco me ensucio los dientes con perejil (cosa que me pasa SIEMPRE, por más que esté comiendo un pancho con mostaza).
- La hago reír.
- Me hace reír.
- Descubrimos que tenemos muchos gustos en común.
- ¡Y hasta un cassette de Roxette, que los dos compramos cuando éramos chicos!
- Ella me pide un beso justo cuando estoy pensado en como hacer para besarla.
- Y, justo antes de cerrar la puerta de su casa, me dice que la pasó bien y que le gustaría que se repita.

Según en qué momento de enamoramiento (o calentura, depende el diccionario) imagine esto, a veces vuelve a abrir la puerta y me invita a pasar la noche con ella o a veces el colectivo viene rápido y encuentro asiento… pero de todas maneras, siempre la paso bien.

Pros: Todo sale como lo… claro, imagino. Ella es hermosa y buena. Y está conmigo en vez de con el flaco de la barra con los músculos y el auto deportivo en la puerta.
Contras: Bueno, no es real.

“El lenguaje y la imaginación no pueden ser aprisionados.”
Salman Rushdie

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com





ELIGE TU PROPIA DESGRACIA | por Gaby Losa

Votando los votos…

Un día como hoy, si las estadísticas y mi matemática del secundario no fallan, más de la mitad de las personas están disconformes con el resultado de las elecciones del pasado domingo, ya que fallaron en elegir un gobernante de su preferencia. Un día como hoy, más de la mitad de los habitantes del país camina mirando para arriba a ver de qué árbol lo van a cagar. Un día como hoy, las cosas siguen caldeadas. Llegado a esa conclusión me pregunté “¿da para escribir sobre la elecciones?”
Cuando frené para responderme vi que ya estaba hablando de las mismas. Y como me da fiaca buscar otro tema de que hablar, la sigo.

Fui a votar después de comer. Tal vez no fue la mejor idea, ya que dos platos de locro y tres vasos de vino no son buena compañía. Llegué todo pesado, agarrándome el estomago y me formé en la fila.
Miraba para todos lados, intentando reconocer tras los múltiples barbijos a don Jackson que, tal vez emulando a Elvis, fingió su muerte y se vino , sabe Tutatis por qué, a vivir al sur del continente. Pero no, solo viejitos y presidentes de mesa paranoicos.
Ahora claro, ¿qué corno iba a hacer don Jackson en una escuela en Santos Lugares, donde todos son mayores de 18 años, y él ni siquiera es argentino, no? Pero buen, yo por si acaso miraba.
Voté, pegué mi sobre con Voligoma (supongo que algo de paranoico debo tener también) y me volví rápido a casa a tomar un café y a ver una película. No quería saber nada con los adivinos de la tele que en cuanto se abre la primera mesa ya tienen los resultados tentativos de las elecciones.

Pero, a eso de las 9 no pude aguantar y eché un vistazo.

Mirando la cobertura llegué a una conclusión…. rara. Y digo rara para no decir jocosa. Y diría jocosa para no decir más triste que la mierda: Los analistas y licenciados en ciencias políticas me hacen acordar un poco a los periodistas deportivos.
Ambos grupos están mejor preparados educativamente que la gente que “estudian” (por nombrar un caso al azar, el intendente del partido donde vivo se hace llamar “doctor”, pero si le pedís el analítico de la secundaria comés las comidas de la siguiente semana “a la minipimer”), pero sin embargo son desconocidos en comparación, ganan mucho menos, son menos exitosos y su vida consiste en ver que pavada va a hacer el sujeto de análisis próximamente.

Tal vez queden relegados ya que los sujetos de estudio nacieron con una habilidad nata que los destaca sobre los otros, mientras que en el caso de los analistas políticos y los periodistas deportivos tuvieron que estudiar y prepararse arduamente unos y estudiar y hablar pavadas los otros (ustedes decidan cuál es cuál). Como decía, los periodistas y analistas debieron prepararse, mientras que los futbolistas poseen una capacidad sobre la media para manejar un balón de fútbol y los políticos para… ¿en el caso de los políticos, qué? Diganmé ustedes, yo recalenté el locro ayer y si me quedo sentado en la PC, Marcelo (de Poesía Concreta) me va a hacer juicio por plagio.

“La democracia sustituye el nombramiento hecho por una minoría corrompida, por la elección debida a una mayoría incompetente.“
George Bernard Shaw

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com





ELIGE TU PROPIA DESGRACIA | por Gaby Losa

Una chanchada de Top 10

10 formas de contagiarse Gripe A
(ordenadas de menos a más estúpida)

- Trabajando en un hospital tratando de salvar la vida de miles de afectados.
- Trabajando en un laboratorio tratando de crear una cura para la enfermedad.
- Siendo medico laboral y visitando 75 casas por día, de gente que faltó al trabajo y está viendo la tele en la cama.
- Trabajando en Famacity, con 120 locos pidiendo alcohol en gel a los gritos y cobrándole un supositorio a una viejita que sin querer te estornuda encima.
- Yendo al hospital porque tenés 37,4° de fiebre y metiéndote en una sala de guardia con 15 afectados de gripe de verdad.
- Llevando a los chicos al cine, “porque tenían tantos días encerrados en casa que había que sacarlos un poquito”, olvidándote por qué se suponía que estuviesen “encerrados en casa” en primera instancia.
- Usando un barbijo cuando estás perfectamente sano, creando un campo de humedad y bacterias que no pueden alejarse de tu boca porque tenés un cacho de tela entre los labios y el mundo exterior.
- No lavándose las manos, porque “con jabón no sirve, y como no pude conseguir alcohol en gel…”
- Manifestando en la puerta de los hospitales que “todos los años muere más gente de hambre que de gripe A y nadie le da bola”, agarrándote un enfriamiento y quedando de cama.
- Siendo el asistente personal de Rodríguez Larreta.

PERIODISTA: “¿Estás preocupada por la gripe porcina? Es una nueva gripe que está matando un montón de gente en México ¿Te preocupa eso?”.
PARIS HILTON: “Yo no como de eso (…) ¿Será contagiosa?”.

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com





ELIGE TU PROPIA DESGRACIA | por Gaby Losa

Plusvalía misógina


La revista femenina “Afrodita y Psique” publicó una rara encuesta en su edición más reciente. Esta incluía una sola pregunta, que solo daba dos posibilidades para ser respondida y nada más. De hecho, no existía resolución alguna, solo un interrogante. Así que dejo de decirle encuesta y paso a decirle, simplemente, pregunta.

Una vez que la consumidora promedio de “Afrodita y Psique” se encontró con la pregunta, la leyó de un tirón y frunció el entrecejo, pensativa; decidió que no le gustaba y trató de olvidarla. Las lectoras no atinaban a comprender el por qué, pero querían olvidar la pregunta lo más pronto posible. Descubrieron que no era tan fácil y que les seguía haciendo ruido en la mente muchas horas después de haberla leído.

La dichosa pregunta aparecía mezclada entre distintas notas, sin ningún rasgo en especial para hacerla vistosa, sin la foto de una exitosa mujer sonriéndole a la cámara como en todas las demás reseñas y decía lo siguiente:
Si usted pudiese elegir, ¿preferiría ser maltratada por su marido en privado, pero alabada por él frente a sus amistades; o ser disminuida por su esposo en público, pero que en la intimidad se comporte como todo un caballero?

* * *
Martina Filomebarte, la redactora de tan extraña duda, fue despedida apenas los poco intuitivos directores de la revista empezaron a notar que perdían clientas y que rápidamente comenzaba a crearse entre sus lectoras un caos muy peligroso: el de la incertidumbre que genera un dilema insalvable.

El esposo de Martina, creador de la infame pregunta y psicólogo del área de la capital, recibió más de una docena de nuevas pacientes esa semana gracias a la certera y traicionera puñalada que propinó su mujer.

Esta, sin trabajo y con mucho tiempo libre, se dedicó toda la semana a buscar un analista en algún barrio de las cercanías, sin que se entere su marido.

“Es mejor ser hombre que mujer, porque hasta el hombre más miserable tiene una mujer a la cual mandar.”
Isabel Allende

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com





ELIGE TU PROPIA DESGRACIA | por Gaby Losa

“… son amigos
y sin embargo se golpean” 

“Un amigo es el que te hace pata, el que pone el pecho y para las balas”. Ya lo decían los Cebollitas con suma belleza y claridad así que no necesito agregar nada más.  
 
Ayer fue el día del amigo. Un día en el que te juntas con gente a la que quizás no viste en todo el año, en donde tenés que rogar para que te hagan lugar en una mesa ratona de un bar destruido para tener el privilegio de pagar 15 mangos por una cerveza y, como si eso fuera poco, al día siguiente recibís cientos de cadenas repitiendo que el día del amigo es el día que los yanquis llegaron a la luna y como nosotros somos re anti-yanqui (¡pero no te olvides que si vas me tenés que traer una notebook!) hay que cambiarlo. 
 
Como verán, me estoy poniendo sensible. Así que no da hablar de la amistad, la vida, los unicornios y el arco iris… mejor hago un anti-ranking y les cuento. 
 
6 razones (reales) por las que mis amigos y yo apestamos: 

 
Yo – La noche que un amigo cumplió 18 años lo até a un poste de luz a dos cuadras de una villa y me fui a tomar una coca. 
Ellos - La noche de mis 18 me ataron desnudo a un árbol y les dijeron a las viejitas que hacían yoga en la otra punta de la plaza que vayan cerca de donde yo estaba porque “está más iluminado”. 
 
Yo – Me fui de la puerta de un boliche en el que una amiga festejaba su cumpleaños porque el patovica tardaba mucho en hacerme entrar. 
Ellos - Vinieron a mi ultimo cumpleaños y como el lugar era medio feo (“medio feo” es un eufemismo para “una garcha sin precedentes”) se fueron a la media hora. 
 
Yo – Le bajé los pantalones a uno de mis amigos frente a la madre superiora y le hice recibir 20 amonestaciones por andar desnudo por la escuela. 
Ellos - Se aliaron para hacerme perder una apuesta (y arreglaron para ellos recibir una pequeña parte del premio). 
 
Yo – Le dije a un amigo “¡dale, transatela, (en mi épocas del secundario se decía “transar”) está re buena!”, para después cagarme de risa ya que la mina era bastante fea y tenía más bigotes que un bebe con genes de Ned Flanders y Mario Bros.  
Ellos – Me hicieron caer en la misma trampa. 
 
Yo . Esguincé a un amigo mientras jugábamos al fútbol y la abrí la frente a otro. 
Ellos - No me dejaron abandonar un partido de fútbol en el que me dolía la rodilla, porque no teníamos suplentes y había que ganar… lo que desencadenó en una rotura de meniscos y una cirugía. 
 
Yo – Le dije a un amigo que le iba a “hacer la gamba” (entre transar y esa estoy re Montaña Rusa) con una chica y terminé saliendo con ella. 
Ellos - Uno de ellos me abrió la frente contra un banco de la peatonal de Mar de Ajo, solo por el aparente motivo de que el alcohol y las ganas de impresionar señoritas lo pusieron violento.   
(o sea, quiero que esto quede claro: si tener la cabeza abierta, quedar como un imbécil frente a un montón de gente y tener que caminar al hospital no era lo suficientemente deprimente… estaba en Mar de Ajo). 
 

“Amigo es quien puede ayudarte a ver mas linda la vida. Amigo es quien puede ayudarte a empezar optimista un nuevo día”. 
Garfield y sus Amigos

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com





Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

¡Está fresco para
disfrazarse de bañero! 

El invierno apesta.  
Mal.  
Desde el frío polar de las mañanas a la falta de escotes visibles en la calle, esta estación pedorra no tiene ni la bella melancolía otoñal, ni la onda de la primavera, ni las piletas (y los escotes visibles en la calle) del verano. 
La lista de cosas por las que el invierno apesta es larguísima, así que vamos a evitar suicidarnos en la peor estación del año con: 
 
6 de cosas que NO apestan del invierno. 
 
- DORMIR: claramente, el dormir en invierno sintiendo el calor y el peso de incontables frazadas supera al sueño de verano, siempre interrumpido por mosquitos comunes, mosquitos de dengue, el ruido del ventilador de techo (sorry, gor, no tengo AC), el ruido del turbo y el olor de la tableta Fuyi. 
 
- NO SE CHIVA: “¡Ay, que asqueroso, Guybrush!” Al contrario, señorita, asqueroso sería llegar al trabajo o a una cita con dos lamparones debajo de los brazos. Cosa que en invierno se evita debido a que nadie puede llegar a sacar agua del cuerpo cuando la temperatura ambiente no supera el grado. 
 
- ¡SÍ AL VELLO CORPORAL!: Ya sea los hombres luciendo una frondosa e intelectual barba, como las mujeres haciendo sus depilaciones más esporádicas, el ser humano vuelve a sus épocas cavernícolas y se deja crecer el pelo. Lo cual no tiene nada de malo, siempre y cuando a las chicas no les disguste la barba y a nosotros no nos disguste acariciar una (frondosa e intelectual) pierna llena de pelo. 
 
- GUISOS: Este punto puede ser discutido por muchos amantes del sushi y las ensaladas de rucula; pero que el frío te permita comer alguno de los platos que componen la santísima trinidad (Locro, Mondongo, Lentejas), es uno de los pocos placeres que tiene el abrupto descenso de la temperatura. 
 
- ¿ROLLOS, QUE ROLLOS?: El invierno siempre fue el compañero de aventuras de las rayas verticales y el color negro en lo que respecta a ocultar kilos de más. Aunque vale la advertencia que también siempre fue el hermano de “el lunes empiezo” en cuanto a inicio de dietas y gimnasios se trata. 
 
- DORMIR CUCHARITA: claramente, el dormir en invierno sintiendo el calor y el peso de incontables frazadas MIENTRAS apoyas (o sos apoyado/a) por el ser querido (o el/la compañero/a de turno) supera al sueño común de invierno… y el de verano (con todas esas cosas feas que nombré antes). 

“Amigo es quien puede ayudarte a ver mas linda la vida. Amigo es quien puede ayudarte a empezar optimista un nuevo día”. 
Garfield y sus Amigos

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com





Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

¡Qué vuelva el doctor Cureta! 

5 razones por las que House MD (Doctor House) es diferente al mundo médico real.

(además del hecho de que las medicas reales no son todas súper hot, los cirujanos no son australianos y facheros -salvo en Australia, ahí están a mitad de camino de lograr eso- y nadie trabaja en un hospital con música de Masive Attack de fondo).

1-
El paciente se siente mal de la nada. Nunca queda en cama unos días y lo ingresan al hospital porque se siente cada vez peor; simplemente explota. Está haciendo algo y cae aparatosamente al piso casualmente siempre cerca de un familiar, ser querido o transeúnte considerado. Si no, sería el capítulo más corto (pero no por ello más aburrido) de la historia.

2-
Por lo general, si estoy trabajando con colegas especializados voy a tratar de darme a entender usando leguaje técnico que ellos puedan decodificar rápidamente. Bueno, los médicos de House no parecen funcionar así y al nombrar una enfermedad o un estudio lo que hacen es: o nombrarlo e inmediatamente decir de que se trata o nombrarlo y un colega dice de que se trata pero entre signos de pregunta.
Ejemplo: “Creo que el paciente podría tener fiebre, ya saben un aumento en la temperatura corporal por encima de lo que se considera normal”.
O: “En mi opinión la paciente tiene neumonía”. “¿La inflamación aguda del tejido pulmonar que afecta los alvéolos y los tejidos adyacentes, causada por una infección microbiana, por bacterias, virus u hongos, y también por la inhalación de cuerpos extraños, líquidos cáusticos o abrasivos o gases venenosos?”. “Sí, eso”.

3-
Los médicos, para buscar posibles causas que hayan generado la enfermedad recurren a la opción más fácil y menos peligrosa… entran a la fuerza a la casa del paciente (que por lo general está bastante más ordenada que la mía), revisando entre sus cosas personales (sin importar que “encontrar una bacteria en una casa de tres ambientes” es el “encontrar una aguja en un pajar” del mundo médico), arriesgándose a contagiarse la enfermedad o a recibir un balazo de algún policía con un mal día.

4-
La primera opción que prueban (sea un análisis o un diagnostico) nunca, pero nunca es la correcta. Y no se dan cuenta que el paciente no está reaccionando a la medicación o que equivocaron el diagnostico con un análisis común y corriente, sino recién cuando el paciente escupe un pulmón o transpira sangre.

5-
El paciente, que está a punto de morir, prefiere ocultar que se fumó un faso, le fue infiel a la mujer o tiene un fetiche que incluye untarse guano de albatros en el pecho a decir la verdad y salvar la vida. O sea, está aterrado, pero si le preguntás “¿por qué tiene todos esos albatros en su casa, señor Johnson?”, nunca te va a decir la verdad. ¡Si confesaba en el primer minuto del programa terminaba todo! Pero por culpa de ese detalle es que el paciente nunca termina con sus dos pulmones, riñones, brazos y/o piernas.

“Cuando una medicina no hace daño deberíamos alegrarnos y no exigir además que sirva para algo.”
Pierre Augustin de Beaumarchais

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com






Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

Una revelación a destiempo

Siempre estamos parados en el espacio temporal no deseado

Explico un poco más, con un par de ejemplos.

- De chicos siempre queríamos ser grandes.
Ya sea por capacidad, poder de mando, no tener que hacer deberes o (si el Edipo era muy fuerte) para darle besos a mamita, uno de niño siempre anhelaba ser como el adulto admirado (papá o el sodero). Quería tener trabajo, responsabilidades, una esposa y vestirse de traje.
Que idiotas.
Frase más usada en esta época:
"Cuando sea grande quiero ser..."

- De adolescentes, queríamos tener unos añitos más... siempre unos añitos más.
"Nooo, boloh, porque puedo comprar revistas porno y andar con pibas más maduras y centradas. Y la facultad es mucho mejor que esta cárcel de secundaria, haces lo que querés, sin presiones. Y laburar, porque de ultima es feo también, pero te pagan... boloh”.
Si de chicos éramos giles, acá nos merecíamos una piña.
Frase más usada en esta época:
Cualquiera medio incoherente que termine con "boludo".

- De grandes queremos ser chicos otra vez.

Volver a la adolescencia, tener menos responsabilidades, vivir para conseguir chicas (o chicos) y ver el ultimo capitulo de los Simpsons. Leer más (pero no el resumen de la tarjeta), dormir más, preocuparse menos y que el mayor problema de nuestra vida sea “me salió un grano y además mañana tengo prueba de naturales… ¿por qué Dios me odia?”
Frase más usada en esta época:
(Dirigida a un menor) "Disfruta esta época que estás viviendo porque es la más linda de todas".

- De viejos somos lo que podemos.
Ya en la tercera edad, parece que tenemos tantas ganas de ser chicos que nos pasamos de largo la adultez, la adolescencia y volvemos a dormir mucho, comer comida pisada, hablar balbuceando, querer ser el centro de atención, quejarnos de todo y, en casos desafortunados, usar pañales.
Frase más usada en esta época:
Cualquiera que diga lo bien que estaba el mundo antes, lo mal que está ahora y que termine con "¿... la pastilla de las 6 la tome?".

"Nuestro corazón tiene la edad de aquello que ama."
Marcel Prévostn

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com






Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

Facilidades en celuloide

5 cosas que las películas te hicieron creer que son fáciles… y no lo son.

Hackear
Parece que para Hollywood, con una computadora hogareña, una conexión a Internet y un pibe que se pasa todo el día paveando con la maquina, ya es suficiente para meterte en la base de datos de la CIA, cambiar de color los semáforos de una ciudad japonesa o lograr que el microondas del vecino le queme la cena. Todo eso a velocidad supersónica. Probablemente no usen el Windows que tengo en casa, que se la pasa preguntándome si estoy seguro que quiero hacer algo que le pedí hacer 5 segundos antes.

Triunfar en el deporte
Para el séptimo arte, prepararse para una maratón es tener 15 kilos de sobrepeso un día y a las 3 semanas estar súper en línea, sin contracturas, ni tendinitis, ni desgarros, corriendo una carrera de la hostia y ganándole a tu competidor en el film, que seguro es atleta profesional. Lo mismo aplica para fútbol, básquet, tenis o el deporte que se te ocurra; la “voluntad” es más útil que ser un as en el campo o tener toda una vida de entrenamiento.

Participar en una persecución de coches
Todo el mundo sabe usar el freno de mano para “colear” el auto en las esquinas. Siempre las calles que elegimos están llenas de autos, pero con los espacios suficientes para que uno pueda pasar; o, si no se puede pasar, se puede subir a la vereda que no vamos a chocar a ningún transeúnte desprevenido, ya que parece que en las películas no hay viejitas deambulando y los peatones tienen reflejos felinos para salirse del camino justo a tiempo.

Matar a 300 guerrilleros
¡Es fácil, de verdad! Si te rodean de a 5 para pegarte, te van a atacar de a uno, demostrando una caballerosidad rara de encontrar entre los guerrilleros de la vida real. Si tienen armas van a tener peor puntería que mi abuela la de las cataratas (mi abuela misionera ve MUY mal). Y si están refugiados en una mega fortaleza siempre se van a dar cuenta que desconectaste las cámaras de seguridad o que pusiste un montón de bombas por ahí cuando ya es demasiado tarde.

Conquistar siendo un/a idiota
Si las comedias de los últimos tiempos nos han enseñado algo es que cuanto más raro/feo (con personalidad) y torpe (divertido) seas, más posibilidades vas a tener con el sexo opuesto. Claro, en un comienzo ellos siempre las van a querer flacas, tetonas y lindas, pero eventualmente se van a dar cuenta que sos súper divertida y eso los va a conquistar. Y ellas siempre van querer salir con el capitán del equipo de fútbol americano, pero luego te van a dar bola a vos, porque por más que no tengas auto, ni músculos, ni una piel libre de acné… tenés corazón. Aaahhhhh…


BONUS TRACKS:
- Sobrevivir en la jungla / una isla desierta es una pavada y siempre te deja una enseñanza.
- Mantener el peinado y/o maquillaje a la perfección es pan comido, al menos que sea una comedia o un drama.
- El la vida real si el pibe tiene un lunar ya te da asco, pero el las pelis es sencillo enamorarse de un fantasma, un robot, un extraterrestre o un monstruo.

“Razonar y convencer, ¡qué difícil, largo y trabajoso! ¿Sugestionar? ¡Qué fácil, rápido y barato!”
Santiago Ramón y Cajal

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com






Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

El amor según Murphy 

Tengo algo terrible que confesarles. ¡Algo que no se esperan! 
 
No tengo suerte con las damas. 
 
Sí. Es así. 
Por más que escriba para Los Martes Miento, cosa que me asegura seguidores y fama infinita, mis conquistas pueden contarse con los dedos de una mano. Con los dedos de una mano de un imprudente en noche buena.  
Pero hay algo que lo hace más molesto aun. No es que no tengo suerte en el levante en general, sino que no tengo suerte con las chicas que a mí me gustan. Si la persona no me llama la atención, todo bien, recibo alguna que otra mirada (sin risas de burla acompañando). Ahora, si la dama en cuestión es de mi agrado, rechazará sistemáticamente todas mis invitaciones, no se reirá de mis chistes, me ignorará y, lo peor de todo… no, bueno, eso era lo peor. 
 
Se me ocurrieron 4 razones por las que las chicas que me atraen no me prestan atención y las que no me interesan me invitan al cine a ver una de Sandra Bullock. 
 
Razón del comportamiento afectado: 
La presión de tratar de causar una buena impresión me transforma en un aparato nervioso, calculador y, por sobre todo, obvio. Se nota desde la esquina que estoy tratando de hacerme el canchero. En cambio, cuando no hay nada en juego, soy la persona tranquila, segura y cool que mi mamá dice que soy. 
 
Razón de las aspiraciones no encontradas: 
Traducción: “querer cagar más alto que el culo”. Las chicas que no me dan bola no lo hacen porque soy obvio, sino porque su estándar de “belleza” terminó mucho antes de que yo aparezca. 
 
Razón química / olfativa: 

Se me cruzó por la cabeza también que puede ser que cuando estoy nervioso o… excitado despido un olor que aleja indefectiblemente al sexo femenino. Algo así como una “feromona de la ironía”. Como lo explicaría un zoólogo: esta esencia, en vez de servirme para acercarme a las hembras, sirve para que ellas noten inmediatamente, y sin cortejo previo, que estoy tratando de aparearme con ellas. 
 
Razón del cinismo teológico: 

Dios me odia. 

“Si la ley de Murphy puede salir mal, lo hará.” 
Paradoja de Siverman

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com





Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

Los martes a la radio… un lunes

Sí, como lo lee, señora. Ayer, los geniales creadores, los cerebros, los pibes que ponen esta insana maquinaria en marcha, los alquimistas del mundo de las mentiras, los Matt Groening del Simpson Martesiano…
… ejem... perdón…
… los editores de la revista aparecerán en la radio.

Esta es una pequeña lista de las cosas que deberíamos haber dicho (y evitado decir) cuando Los Martes Miento desembarcó en la radio.

(+) Somos una revista con 3 años de trayectoria.
(-) Pero aun mandamos el newsletter porque sino la gente se olvida.

(+) Redactores/ras, dibujantes/tas, fotógrafos/as son re lindos/as.
(-) Total es radio, nunca nos van a ver la cara.

(+) Organizamos reuniones editoriales donde fluye la creatividad.
(-) Tambien fluye el escabio y el boludeo.

(+) Tenemos corresponsales en el bello interior del país y hasta en Europa.
(-) Tenemos corresponsales en las zonas más pedorras del conurbano.

(+) ¡Salimos con un número nuevo todas las semanas!
(-) Y nos tomamos dos meses de vacaciones al año.

(+) Hace poco organizamos una fiesta increíble donde tocaron buenas bandas.
(-) Y casi, casi, va mucha gente.

(+) Tenemos una cantidad más que respetable de fans.
(-) Claro que nosotros les decimos “nuestros padres, hermanos y compañeros de trabajo”.

(+) Nos renovamos constantemente.
(-) Pero a veces nos quedamos dormidos y la revista sale tarde.

(+) Somos humildes y de perfil súper bajo.
(-) Nos morimos por ser famosos… pero nos da vergüenza.

(+) Nuestra pagina en facebook ya supero los 700 fans.
(-) ¡Si solo pudiéramos hacer que lean la revista!

La radio no tiene futuro, los rayos X resultaran una farsa y las maquinas voladoras mas pesadas que el aire son imposibles.
William Thomson

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com





Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

Me toco acá y duele;
acá, y duele…

Mi viejo está en el hospital. Tiene que quedarse unos días internado y acompañándolo algunas noches en la habitación, mientras rezaba para que ningún médico con espíritu lúdico tome la maquina de electroshock y recreé la publicidad de Twistos (“¡nos van a rajar a todos!”) en mí mientras estoy durmiendo, noté varias diferencias entre esta internación y los shows médicos de la tele.

Esta internación…

… no es como Grey´s Anatomy porque:

- Las médicas no están re buenas.
- Ni son chinas con la cara aplastada.
- No se escucha indie rock depresivo mientras revisan un estudio.
- Los médicos no lloran cuando algún caso va mal.
- Ni hacen escenas de celos o amor en frente de los pacientes.

… no es como Doctor House porque:
- Las médicas no están re buenas (ya sé que ya lo dije, ¡pero es importante!).
- El medico no es tan mala onda. Ni tan competente.
- Nadie sugirió que mi papá tiene Lupus.
- Mi viejo no está vomitando los pulmones, ni transpirando orina.
- Hasta ahora nadie se metió a la fuerza en mi casa a ver si encuentra drogas o algún moho venenoso.

… no es como ER Emergencias porque:
- Mi viejo no ingresó en una camilla a los pedos.
- Mientras muchos médicos gritan ordenes contradictorias al mismo tiempo.
- Y no sé que más, jamás vi ER, solo las publicidades y siempre entraban una camilla a los gritos.

… no es como Scrubs porque:
- Hasta ahora no pasó nada chistoso.
- El médico de mi viejo no es un entretenido soñador.
- Ni un cirujano de color súper cool que baila y rapea mientras lo revisa.
- Ni una rubia bonita, pero más torpe e insegura que una adolescente con sobrepeso.
- El tipo que limpia no se mete en la habitación e intenta diagnosticar a mi viejo, ni se pelea con los médicos (cosa que en la vida real le costaría el trabajo pero en la serie parece ser súper divertido).

… no es como E24 porque:
- No hay nadie filmando.
- Ni entrevistando al paciente mientras los médicos intentan salvarle la vida.
- A mi viejo no lo ingresaron con un coma alcohólico, ni con una herida de bala, ni con una puñalada dada en una pelea de gallos.
- Tampoco intentó cagar a palos a las enfermeras.
- La internación no exuda sensacionalismo por los cuatro costados.

Así que acá me quedo yo. Medio mal, medio bien. Sin diversidad racial, mujeres hermosas, música de fondo ni dramatismo… pero tampoco médicos que se meten en casa a llevarse todas mis plantas.

“La vida es un hospital donde cada enfermo está poseído por el deseo de cambiar de cama.”
Charles Baudelaire

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com






Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

El oficio de ser amigo 1/2 

Una pequeña reflexión sobre ser el cuarto en discordia. 
Primera Parte 

 
La amistad siempre está cambiando. Desde aquella vez en el jardín donde le juraste a tu amigo que siempre iban a estar unidos contra las chicas (porque en esa época pensabas que las chicas eran asquerosas… tengan o no tengan herpes) hasta cuando terminaste en cana porque tu amigo se puso a mear adentro de un teatro (sí, me pasó), la amistad cambió cientos de veces.  
 
Velorios, agarradas a trompadas contra otra escuela, estudiar para exámenes, consolar roturas de corazón (los hombres tenemos una solución mágica para eso: un “dale, pará de llorar, no seas puto”, arregla todo)… mantener amigos requiere pasar distintas pruebas de paciencia y comprensión. 
 
Pero hay un momento en tu grupo de amigos donde la amistad muta extrañamente y exige una dura prueba de adaptación.  
Y ese momento es cuando tus amigos empiezan a traer a sus hijos a las reuniones. 
 
Primero, tu amigo te presenta a su novia, todo bien. Empezar a usar pantalones en las reuniones y dejar de gritarle improperios sexuales a la tele no es muy difícil. 
Después, ella queda embarazada. Ok, más alcohol para vos. Y tampoco es que andás corriendo con una máquina para hacer radiografías por ahí. Pan comido. 
Llega el vástago. Hermoso, arrugado y rosita. Como tus dedos saliendo de la bañadera. No problem. 
Tu amigo se pone sensible (para estas circunstancias también sirve el “dale, pará de llorar, no seas puto”), pero está contento y eso te alegra mucho. 
 
Ahora, cuando el niño empieza a crecer, las parejas empiezan un proceso sociológico conocido como “agrupación de individuos en la misma condición neonatológica” (que es lenguaje técnico para “no sé que carajo hacer, necesito preguntarle a alguien en mi condición, así que me junto con gente con bebés”). En ese momento las parejas se recubren de un aura de superioridad solo manchada por un rictus de constante cansancio y un poco de vomito sobre el hombro del sweater. Los nuevos padres ahora portan una mirada que expresa claramente: “ahora entiendo de que se trata la vida” y se pavonean cual reyes con su heredero… y un cochecito, bolso cambiador, mamaderas, muda de ropa y entre 5 y 10 pañales de repuesto.  
 
Tus nuevas reuniones incluyen dos o tres parejas de amigos que consideran hilarante que el nene eructó y sonó como “papá”, e intercambian los 1001 métodos infalibles (si fuesen infalibles, solo se necesitaría uno) conocidos por el hombre para hacer dormir a un niño. Vos estás invitado a esas reuniones porque sos amigo de toda la vida, pero, por alguna razón que no llegás a entender (probablemente sea el hecho de que tu esperma solo terminó en el teclado de la computadora), no te sentís perteneciente al grupo. 
 
(… continuará la semana que viene…) 
 

“Es un dichoso infortunio el no tener hijos.” 
Eurípides de Salamina

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com






Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

El oficio de ser amigo 2/2 

Una pequeña reflexión sobre ser el cuarto en discordia. 
Segunda Parte 

 
(… continúa de la semana pasada…) 
 
El súmmum de esta prueba de adaptación se da cuando los niños tienen edad para empezar a jugar entre ellos. Al principio es una actividad hermosa de ver. Los chicos se divierten y aprenden a interactuar en un mundo social. 
El problema es que nosotros, los grandes, sabemos que los seres humanos cuando socializan tarde o temprano van a robarse un juguete o van a ser golpeados por no prestar un peluche. 
 
Y ahí es cuando se inicia el conflicto.  
 
Los padres, tratando de mostrarle a los niños que las cosas pueden solucionarse pacíficamente, pero confirmando lo “social” del hombre, tienen diálogos como este: 
“Uh, Pepito, mirá que golpazo, te va a quedar chichón”. 
“¡Te pido mil perdones!... Juanita, ¡lo que hiciste está muy mal!”. 
“Noooo, no te hagas problema… después de todo, el nene repite lo que ve en la casa…” 
“Es cierto eso, el tuyo no para de llorar y estira las manitos a la mesa… decí que la botella de vino está lejos, ja ja”. 
 
Se produce la primera división, entre amigos devenidos en progenitores, pero no se queda ahí. Los padres, demostrando ya una gran habilidad en puñaladas culposas y guerras metafóricas (habilidad que van usar para educar a sus hijos hasta la adolescencia) hacen lo que todo el mundo hace cuando está en guerra: No, no saquear pueblos y mandar a las minorías al frente… buscar aliados. 
Ahí es cuando tus amigos (y sus esposas) te miran y te dicen, al unísono: 
“Tengo razón… ¿o no?” 
 
En ese momento tenés que decidir entre darle la razón a uno de tus amigos de toda la vida, haciendo que el otro te odie, o demostrarles que te parece una pelotudez la discusión (y que esto jamás hubiese pasado si no tenían hijos con esas minas que los hicieron llorar, te hicieron poner pantalones para ver la tele y no te dejaron correr por ahí con tu máquina para hacer radiografías). 
 
¿Qué hacés en ese momento? 
Lo que quieras. Des la respuesta que des, va a estar equivocada. 
 
La velada termina entonces, con vos sintiendo que no te diste a entender y ellos sintiendo que no entendés nada, con tus amigos lanzándose miradas matadoras y con las parejas teniendo una pelea apocalíptica cuando llegan a casa (porque seguro uno no defendió lo suficiente al otro). Mientras, el pibe extraña a su compañerita de juegos y escucha desde su cama como empieza a derrumbarse un matrimonio, sin entender y sintiéndose más incomodo que aquella vez que le dieron ganas de empujar a papito por la escalera porque mamita le parecía sexy. 

“Mucho tienen que hacer los padres para compensar el hecho de tener hijos.” 
Friedrich Nietzsche

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com






Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

¡Inédito! (y repetidísimo) 

¡En exclusiva, para los lectores de Los Martes Miento, algo que seguramente les va a interesar por su alta calidad poética! 
 
¡El nuevo tema de Iván Noble! 
 
Aun no está terminado, pero, usando mis contactos, accedí a un borrador de la letra…  ¡con anotaciones del exitoso cantautor! Disfrútenlo… 
 
 
MI CORAZÓN ES UNA MURGA 
 
Mi alma está de luto 
y yo me siento un bruto. 
Tu status impide que mi canción, 
astille tu copa de Don Perignon. 
 
Los pibes muchachos se ríen, 
de mi fracaso consumado. 
Si vos naciste con estrella, 
y yo acá estoy, estrellado. 
 
ESTRIBILLO 
No seas tan dura, todos somos pingos en un “sprint” contra el destino 
mi corazón es una murga, pero vos sos de “la high”. 
Preciosa (¿queda mejor muñeca o morocha?), no seas vueltera, te quiero querer,  
escucha mi corazón redoblante y ponete a mover. 
 
Mi cama pregunta, por qué no has venido, 
mi mesa de luz se ríe de mí. 
La tribuna (¿o la hinchada?) dice “esto no tiene sentido”,  
nuestra historia es más triste que la de Lady Di. (¿muy negro?) 
 
Dale, animate, el barrio te va a gustar, 
te puedo hacer un asado y entre achuras conquistar. 
Serás muy fina, pero salí de tu alcoba 
que te voy a conquistar en las calles del rioba (¡bien Iván, bien!) 
 
Estribillo 
 
PUENTE 
(poner uno o dos refrenes más, mezclarlos con algún dicho popular, darle una habilidad humana a algún objeto inanimado y hablar en lunfardo). 

 
Estribillo x 2 
 
FIN 

NOTA: 
Obviamente, este no es un tema verdadero de Iván Noble (esperemos que no lea Los Martes Miento o esté dispuesto a pagar regalías). Es fácil darse cuenta que no es letra del solista ya que en ningún momento dice, “gambetear”, “papirusa”, o “atorrante”. 

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com






Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

Tres consignas… ¡un hit! 

Luego del arrollador éxito (y de todas las amenazas de muerte del “arriba morocha fans club”) de la semana pasada, les traigo una fácil guía para transformarse en letrista o integrante de esa banda que te gusta tanto. Con tres simples consignas, uno puede catapultarse al estrellato, a la fama, a llenar 15 Lunas y a hacer que los músicos que estudian 5 años en un conservatorio se quieran pegar un tiro en la entrepierna. 
 
Para lograr ser como… 
 
… Daddy Yanquee solo tenés que: 
-Tratar a la mujer como un objeto y ponerla en un pedestal a la vez. 
- Hacerte el que sos el más bravo del barrio, porque manejás un auto de lujo y estás lleno de joyas (¿no pagarían por verlo entrar así a la 1-11-14?). 
- Envidiar (no tan) secretamente a los raperos.  
 
… Miranda solo tenés que: 
- Explotar al mango la histeria de las relaciones humanas. Un Pimpinella del siglo XXI, digamos. 
- Cantar como Lucía Galán. 
- Tener 35 años y vestirte como flogger. 
 
… La Mancha de Rolando solo tenés que: 
- Alabar al comunismo y a la virgen en la misma oración. 
- Aborrecer el autoritarismo y bancar a Fidel y a la democracia a la vez. 
- Defender a los pueblos originarios y criticar a los yanquis mientras sacás tus discos por Sony BMG.  
 
… La 25 solo tenés que: 
- Por disco, dedicarle al menos un tema a un barrio del conurbano. 
- Componer bajo los efectos de una raya de talco y medio litro de kerosén. 
- Decir “rocanrol”, “chabón” y “gato” al menos 3 veces en cada una de tus canciones. 
 
… Pier solo tenés que: 
- Copiarte (todo y mal) de los Redondos. 
- Es todo. 
 
… Rata Blanca solo tenés que: 
- Amar el metal nórdico y aprovechar los últimos fríos para imaginarte que vivís en la tundra Noruega en vez de en un monoambiente del Abasto. 
- Mostrar en la tapa del disco como era la vida (ficticia) en el medioevo: Dragones, bellas doncellas y aguerridos guerreros. Nada de peste negra, intolerancia religiosa, burguesía o promedio de vida de 25 años.  
- Poner, en cada tema, un solo de guitarra de más de media hora realizado por un músico mala onda que le reza a Yngwie Malmsteen todas las noches. 
 
… Ricardo Arjona solo tenés que: 
- Usar oximorones lo más chabacanamente posible. Ej: “me queman el alma tus pies helados en la cama invernal… correlos que me das frío, amor”. 
- Currar con tu pasado de humilde artista callejero y cobrar una entrada $250. 
- Darle un tono romántico a una cualidad no tan bella. Ej: “Estoy enamorado de la locura de tu síndrome premenstrual”. 
 

“Es extraordinario lo potente que es la mala música.” 
Noel Coward

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com






Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

Los Martes 13 

Soy una persona pragmática y con los pies sobre la tierra. Gracias a Dios no creo en ninguna religión y, viendo que hoy es martes 13, me doy cuenta que, por suerte, tampoco soy supersticioso. 
 
Jamás me preocupé por gatos negros, ni por evitar pasar por debajo de las escaleras, ni por tocarme el izquierdo cuando nombran a algún miembro de esa lista cada vez más larga de innombrables (que no reproduzco acá exclusivamente por ahorro de espacio). Nunca usé herraduras, ni patas de conejo. 
 
Ahora, por otro lado, si tengo ciertos… “rituales” que sigo a rajatabla: 
Le sonrío al guarda que me pica el boleto para que llegue a tiempo el tren, trato de no pisar las rayas de las baldosas, miro el muñequito del semáforo para que no cambie mientras estoy cruzando y si no tengo la imagen mental de mis llaves cerrando la puerta puedo llegar a volver hasta mi casa a comprobar. 
 
Eso me demuestra que, si bien no soy supersticioso en lo más mínimo, soy un obsesivo de la gran puta. 
 
Por eso, hoy cuidate de la mala fortuna leyendo estas… 5 similitudes y diferencias entre supersticiosos y obsesivos
 
S: Llevan un trébol de cuatro hojas en el bolsillo.  
O: Llevan un Rivotril en el bolsillo. 
 
S: Penden muchas velas.  
O: Prenden y apagan la luz. Muchas veces. 
 
S: Coleccionan agua bendita e imágenes de santería.  
O: También coleccionan pavadas. 
 
S: Tocan madera para alejar la mala suerte. 
O: Si tocan madera, pasan media hora lavándose las manos. 
 
S: Pueden cambiar la disposición de todos los muebles de la casa porque tenían “mala vibra”.  
O: Pueden mover un cuarto de milímetro un adorno porque les ponía incomodo como estaba “desacomodado”. 

“La superstición es a la religión lo que la astrología es a la astronomía, la hija loca de una madre cuerda.” 
Voltaire

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com






Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

El lado masoquista del corazón 

Si a uno le preguntan “¿cómo te gustaría que sea el trato entre personas?”, creo que el 95% de la gente respondería “respetuoso y amable”.
El otro 5% estaría compuesto por masoquistas, depresivos, punks y fans de Mirtha Legrand que, como todos sospechamos, aman ser basureados. 
 
Pero gracias a una investigación exhaustiva (consistente más que nada en leer encuestas de Facebook y ojear el diario que te regalan en Retiro), he llegado a dos conclusiones: a la conclusión no tan sorprendente de que la gente miente para no quedar mal y a la conclusión sorprendente de que a la gente, en realidad, le gusta que la forreen. 
 
¿No me creen? 
Hacen bien, pero miren este dato: los dos personajes de ficción más queridos de la televisión son el Doctor Gregory House y el Doctor Sheldon Cooper. 
 
Esto arroja a la luz una verdad desgarradora: 
A la gente le encantan las personas con doctorados… y además, la gente quiere y admira a dos tipos antisociales, mala gente, con pocos o nulos amigos… que básicamente viven para maltratar a su prójimo. También para revolucionar el campo de la física o salvar más vidas que la penicilina, ¡pero sobre todo maltratar a su prójimo! 
Cuanta más gente minimice Sheldon o más gente (moribunda) maltrate House, mejor la pasas enfrente de la tele.
 
Y no creo que sea solo porque es ficción. Al ver una película, no te ponés de parte del malo (al menos que el bueno sea detestable, como en Titanic), y sin embargo sabés que es ficción. No te divierte cuando Sofovich insulta a sus secretarias, por más que tengan igual C.I. que talle de zapatos. Tampoco pensás “bueno, mientras que sea temporada de caza, Bambi no tiene derecho de quejarse por el asesinato de… de su… su…” perdón, no puedo seguir… El punto es: ¡nadie en su sano juicio hincha por los malos! 
 
Lo que muchos argumentan es que, en realidad, disfrutan de esos personajes porque les gustaría SER como ellos. Tener una discusión con el jefe y poder bastardearlo como hace House con su irrealmente hot jefa o doblegarlo con una lógica aplastante, como haría Sheldon.
Contrariamente, en mi opinión, bajo esa capa de admiración se esconde un deseo irrefrenable de ser maltratado. De llegar a casa re caliente porque el jefe lo cagó a pedos y, sin embargo, disfrutar como esclavo sexual de los maltratos propinados por los doctores de la tele, con la certeza de que, esta vez, el maltrato no les va a costar el trabajo, nadie los mira ni los juzga y de tener la cuasi-seguridad de que no están locos; después de todo es ficción y es divertido, “¿por qué no me voy a reír cuando alguien es forreado?… ¡si es divertido!”. 
 
Al final, aprendí a interactuar con el prójimo, a ser correcto, diplomático, a bailar, a mantener la vista a la altura de los ojos… ¡cuando lo único que tenía que hacer, era ser el mala onda que siempre llevé adentro! 

  "La crueldad lejos de ser un vicio es el primer sentimiento que imprime en nosotros la naturaleza."
Marqués de Sade 

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com






Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

Ética Invisible… 

¡Estoy indignado! 
El jueves pasado fui a la presentación del libro de El Hombre Invisible y no vi al protagonista por ningún lado. 
 
¡Ajajajajaaaa! 
 
Bueno, luego de romper el hielo con ese gran chiste, paso a contarles con detenimiento.  
Como decía, el pasado jueves fui a la presentación de la transparente creación de Juan Casal y Leandro Katz, dos colaboradores de esta hermosa revista. Esperaba llevarme el nuevo libro de El hombre Invisible, conseguir que los creadores me lo dediquen y tratar de levantar a alguna fan de Los Martes Miento diciendo que soy el famoso Guybrush. 
 
Solo logré dos de los tres cometidos. 
 
Volviendo a casa, mientras me divertía leyendo mi libro dedicado, se me ocurrió que ya que no soy del todo apto para la “interacción social”, estaría bueno ser invisible, a ver que onda.  
 
- Podría ser socio de un ventrílocuo. Con mi ayuda, el tipo podría taparse la boca con cinta de embalar y aun así cantar o recitar poesía. 
- O trabajar con un mago, asistiéndolo mientras “hace flotar” objetos ante los azorados ojos de los espectadores.
- Viajaría gratis en el transporte público.
- Me metería directamente al cine, al teatro o a recitales.
- Podría ser un gran espía. Otra que un micrófono oculto, si voy desnudo no me detecta ningún detector de metales (guiño).
- Sería “ayudante” de un jugador de poker.
Y así muchas más… 
 
Las opciones, si bien tienen un tinte moralmente reprobable (o son directamente ilegales), son infinitas. ¡Un abanico entero de posibilidades!
 
Tristemente, la que más me interesa es poder colarme en algún vestuario. 

“El verdadero misterio del mundo es lo visible, no lo invisible.” 
Oscar Wilde

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com






Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

A Antonini no le pasaba… 
(parte 1)

Quejarse de que las instituciones estatales son inoperantes y corruptas es caer en un lugar común, repetido y estereotipado. Casi como decir que los viejos son prejuiciosos, que el transporte público funciona mal o que la gente se comporta estúpidamente cuando está en grupo.  
 
En esta revista estamos en contra del discurso golpista, misántropo y anti-ancianidad, pero no así de divertirnos de las desgracias ajenas o, en este caso, propias… así que mientras mi tren queda varado en medio de la nada (haciéndome perder el presentismo), una señora mayor se queja de que seguro el maquinista está drogado y varios tipos empiezan a golpear la formación, mientras amenazan con prenderla fuego, me pongo a escribir esta pequeña anécdota. 
 
Guybrush contra la Aduana 
 
Ahhh, la aduana. 
Estos sensatos trabajadores del comercio internacional, que piensan que porque uno tiene contacto con el extranjero ya gana en Euros. 
Estos bogadores de la seguridad, que se quejan de que me llegan envíos “prohibidos y peligrosos” del exterior; cuando tengo la sospecha de que si compro 400 kilos de efedrina los tengo en la puerta de casa de 5 a 10 días hábiles. 
De estos honestos laburantes, que te rebotan un CD pero te llenan el país de importaciones truchas, voy a hablarles. 
 
Este año conocí mucha gente del exterior. En unas vacaciones en Mendoza, traduciendo una página Web, participando en un concurso literario y haciendo las veces de profesor de inglés y español.
 
(Nótese que no fui a hacer salto bungee desde la torre Eiffel, ni a recorrer Italia en Maserati, ni a Suiza a andar a cococho de Heidi… mis ingresos son más bien risibles).
 
Vuelvo al tema. Gracias a mi buena onda, generosidad (o más bien, la falta de habilidad de los extranjeros de captar mi mala onda y búsqueda de interés personal) y, por sobre todo, de mi deficiente y por lo tanto gracioso inglés, logré hacerme de amigos. Amigos que me mandaron, para mi cumpleaños, varios regalos a través del correo. 
 
Y acá es donde se pone divertido. Para ustedes.
 
Estos son los peligrosísimos e ilegales regalos y el premio del concurso que recibí: 
- Una remera de algodón.
- Un sweater. 
- 3 libros. 
- 10 pares de medias. 
Y esto es lo que la aduana me hizo pagar para recibirlos, cagándose en la definición de la palabra “regalo”. 
U$D: 92 
 
(sigo la semana que viene) 

“Un rico es diferente al que no lo es: tiene más dinero.” 
Ernest Hemingway

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com






Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

A Antonini no le pasaba… 
(parte 2)

(…continúa de la semana pasada
 
Cuando me enteré que iba a recibir paquetes del exterior me puse muy contento. En mi ignorancia, supuse que el tema funcionaba de la siguiente manera: 
 
El remitente le paga al correo por enviar un paquete, el correo lo trae a tu país (a lo sumo lo escanean a ver si trae una bomba, ántrax, un DVD de Paulina Rubio o algún otro producto nocivo) y a los días lo tenés en la puerta de tu casa. 
Grave error.
 
Funciona así: el remitente le paga al correo por enviar un paquete, se cobran tasas de embarque, se realizan controles de seguridad, el paquete visita más países de los que participan en una olimpíada, en cada uno de ellos se aplican tasas y se realiza un control de seguridad, llega acá, más tasas de embarque, más controles de seguridad, la aduana te manda una notificación a tu casa, tenés que irte hasta Retiro, en horario laboral, sacar un número, esperar, esperar más, te llama un encargado, les das el papelito, te da otro número, volves a esperar, te llama un tipo de guardapolvo (¿para qué el guardapolvo? No creo que atiendan pacientes o pinten al óleo ahí adentro) te trata para el orto, te roba y te da tu paquete. 
Cuando recibí las medias por el concurso literario (sí, te me mandaron medias, ¿qué?) el guardapolvo que me atendió me quería cobrar multa porque, cito: “seguro me estás mintiendo”. Según él, “¿qué clase de concurso te manda medias de regalo?”. A su favor, debo decir que también me parecería raro. En su contra, ¿para que carajo voy a inventar eso y pagar U$D 30 para traerme medias del extranjero?
 
Cuando recibí el sweater… ¿dije que me queda chico?, me queda chico… fue peor. El tipo se reía y me decía “El valor declarado de la prenda es U$D 14 y a vos te hacen pagar U$D 50 para recibirlo. Sí, funciona así esto”.
¿Así cómo?  
¿Esa gente espera que uno diga “Oh, mirá vos” y se retire caminando lo más campante? ¡Yo no, señores! Yo le dije “¿sabés qué? estoy muy en desacuerdo con el servicio”, pagué y me fui. Todavía debe estar en shock el pibe. 
 
Tener que ir a la aduana a buscar algo es como ir a McDonalds con un talón que dice “una hamburguesa gratis”.
Siempre y cuando tengas que esperar dos horas en la cola, y te den la hamburguesa solo si pagas el impuesto a la carne de lombriz (que, extrañamente, es el triple del valor original del combo) y te comes de arriba una cagada a pedos del vendedor porque comer carne es peligroso y encima traerla de afuera es un quilombo. 
 
Esa es mi reflexión final.
 
No porque no tenga nada más para decir, pero tengo que bajarme del tren ya. Parece que consiguieron antorchas y tridentes. Mientras, la viejita está obligando al maquinista a mear en un tachito. 

“Lo único que nos salva de la burocracia es su ineficiencia”. 
Eugene McCarthy 

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com






Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

Más vale Martes que Nunca

“El único hombre
que jamás llegó tarde a su trabajo,
fue ese que jamás trabajó”. 

José de San Martín. 

----
Bah, en realidad la inventé yo recién, pero queda con más punch si lo dice un prócer.  
 
Un día más que llego tarde al trabajo. 
Un día más que mi jefa, desde la puerta de su oficina me pregunta “¿Qué pasó?” 
Un día más que miento, claro. 
 
Luego de múltiples llegadas tarde, compilé una decente cantidad de excusas que aquí comparto con ustedes. Están compiladas en dos grupos (de acuerdo a su credibilidad) y mientras que no se repitan muy seguido, alcanzan para un año calendario. 
 
GRUPO 1 
Tu jefe no te cree, pero se la tiene que tragar
para que no lo denuncies al Ministerio de Trabajo 

 
El tren llegó tarde / El tren se frenó / Demoraron el servicio / Suspendieron el servicio / Tardó el colectivo / El colectivo estaba lleno y no paró / El colectivo tenía la máquina fuera de servicio y no paró / El colectivero iba a dos por hora / Una vieja se cayó del colectivo y hubo que esperar / Chocamos un auto y el cambio de papeles del seguro duró una eternidad / Se rompió el colectivo y hubo que esperar al siguiente / No me tomó la moneda y no tenía otra / Paro de subtes / Me agarró un piquete 
 
GRUPO 2 
Tu jefe no te cree y te echa;
andá ya a escribir una novela
(y al psicólogo, por ese temita de la mitomanía) 

 
El colectivero se desvió del recorrido, llevó a lavar la unidad y después siguió camino / Me paró un piquete, los manifestantes nos bajaron del bondi, nos dieron pancartas y nos llevaron a pedir planes a la puerta del Congreso / Me abdujo un alien / Me abdujo un señor… para que lo lleve a un cajero a retirar plata / Me abdujo un señor… que conozco desde la secundaria y con el que me fui a tomar una cerveza / Robaron el tren unos tipos a caballo con pañuelos en la cara y sombreros de cowboy / Hubo que frenar porque había una chica atada en el medio de las vías / Robaron la locomotora unos tipos a caballo con pañuelos en la cara y sombreros de cowboy y una máquina del tiempo en las vías / No podíamos frenar, si el bondi bajaba la velocidad… ¡explotaba! / Bajé del subte y estaba en una estación extraña, en otro tiempo y lugar (estas últimas 3, para jefes que no ven películas)  
 
TODAS, ABSOLUTAMENTE TODAS, SIGNIFICAN: 
Me quedé dormido. 

“Procuro ser siempre muy puntual, pues he observado que los defectos de una persona se reflejan muy vivamente en la memoria de quien la espera.” 
Nicolas Boileau-Despréaux 

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com






Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

Edipo Virtual

El año pasado, en un caldeado post, denunciaba la inutilidad del famoso Facebook.
Hoy, un año después, fiel usuario de la aplicación y un completo inútil en la vida, puedo afirmar de primera mano, que tenía razón.

Pero eso no es todo, parece que ahora, Facebook no solo no sirve para nada, sino que además trata de obligarte a hacer cosas que no querés hacer.

Hace unos días, descubrí una nueva aplicación, a la que bauticé:

Matriz Asociativa de Miembros Abstraídos (M.A.M.A.)

Bajo el culposo titulo “Sugerencias”, M.A.M.A. te exhorta a que te relaciones con gente con la que no tenés intenciones de relacionarte.

Bajo los siguientes comentarios…

- Ayúdale a Pepe a encontrar más amigos.
- No habéis hablado con Pepe en Facebook últimamente.
- Retoma el contacto con Pepe.
- Ayuda a Pepe con su experiencia Facebook.
- Tienes 15 amigos en común con Pepe. ¡Hazte amigo!

… Facebook te está obligando a hablar con el gordito raro del barrio, que comía tierra y que nadie quería invitar a jugar.

Lo que M.A.M.A. tiene que entender, es que nunca socializaste porque seas buena onda. Cuando eras niño, era solo porque tratabas de encajar en el grupo de chicos más grandes; y ahora solo porque querés que la amiga de tu amiga te de bola…
Si no le hablé a Pepe últimamente es porque no le quiero hablar. Ni siquiera es un amigo de verdad… ¡somos solo amigos de facebook! Esos no cuentan (aunque tengo un montón, eh).

La aplicación no quiere que hables con la trolita a la que le revisas las fotos todos los días. Ni que hagas sociales con el pibe que te vende faso. Tampoco quiere que te pases videos de nenitos golpeándose. Detesta que hagas tests a ver “qué tan bueno sos en la cama” o que te hagas fan de “comer pizza enfrente de la tele viendo Nueva Chicago - Estudiantes de Buenos Aires”.

M.A.M.A. nunca te sugiere que hagas eso.

No, lo que quiere es que ayudes a los tímidos a socializar. A los inadaptados a adaptarse. A los que no saben usar la aplicación, a usarla mejor. Y si pudiese, te mandaría al almacén a comprar 200 gramos de jamón cocido y 150 de queso de máquina. ¡Cómo odiaba eso!

“Quien quiere a su madre no puede ser malo.”
Louis Charles Alfred de Musset

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com






Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

… supera la ficción

Esta es una historia real 
 
¿Vieron que una película, cuando te ponen el “basado en una historia real”, siempre es más interesante?  
Onda que si en la peli llegan a la tierra millones de extraterrestres y los autos vuelan y Gabriel Schultz no es un dolor de ingle, no te impresiona demasiado y hasta te divertís, porque sabés que es completamente ficticia; pero si la peli está “basada en un caso real” y te muestran una sombra que PODRÍA ser un fantasma ya te morís del miedo y la impresión. 
¿No les pasa? 
A mi me pasa. Así que, con la maravillosa empatía que me caracteriza, asumo que a todos ustedes también… impresiónense entonces con la siguiente historia que aconteció hace un tiempo y que demuestra que me re meto en personaje cuando escribo sobre ser un loser. 
 
Chateando desde mí casa, un sábado, con un profesor de un curso que estoy tomando. Llamémosle… Romeo. Terminé de sacarme unas dudas sobre la materia y, ya hablando de temas triviales: fútbol, películas, el inquietante cisma de la sociedad argentina debido a la irregular distribución de la riqueza, etcétera, decidí sacarme una duda personal con él, ya que tengo relativa confianza con el hombre y sé que sabe todo lo que pasa en el aula. 
 
G: Che, Romeo, perdoname que te pregunte esto, sé que no tiene nada que ver, pero… ¿sabés si (una compañera del curso, llamémosle…) Julieta tiene novio? Intenté hablar un par de veces con ella, pero no tuve mucha suerte. 
R: … 
G: ¿Romeo? 
(2 minutos después) 
G: ¿Profesor? 
(2 minutos después) 
G: ¿Todo bien? 
(1 minuto después) 
R: Mirá, no sé como decirte esto… pero estamos saliendo hace unos meses. 
G: ¿Quiénes? (carita de MSN que levanta una ceja. Yo la llamo “carita ¿de qué estás hablando, Willis?”) 
R: Julieta y yo… 
G: Daaaale… (carita sacando la lengua) ¿De verdad? 
R: De verdad. 
G: Ahhh… (carita con la boca tipo S acostada) 
(estaba como loco; no sé por qué, pero no podía dejar de poner caritas pelotudas) 
R: Bueno, después de este momento incómodo, te dejo. Nos vemos el lunes. Abrazo. 
G: Abrazo… 
 
Obviamente, la semana siguiente no fue particularmente cómoda. Pero después, todo empezó a ir mejor. Si con “ir mejor” uno quiere decir “resignarse a que las relaciones sociales no son mi fuerte”. Ahora ya no me pongo nervioso cuando hablo con ella y, con respecto a Romeo, sé que voy a ligar una buena nota (jamás me animaría a extorsionar al tipo, pero de vez en cuando le pongo cara seria y espero que se piense que lo estoy amenazando). 
 
A lo que me refería en la introducción, con esto de que si sabés que es ficción no reaccionás de la misma manera que si es una historia verdadera, es que si ves en una comedia romántica la escena que aconteció en mi computadora, te matás de risa.  
En la vida real es una bosta. 

“Si en los hombres no aparece el lado ridículo, es que no lo hemos buscado bien.” 
François de la Rochefoucauld

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com






Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

Requisitos para la mentira 

Es probable que alguna vez, en la monotonía de tu día de cucaracha corporativa, te hayas preguntado: “¿cómo harán los colaboradores de Los Martes Miento para participar en una revista tan copada?”. 
 
Quizá nos imagines como unos excéntricos totales, encerrados en nuestros talleres o bibliotecas, creando, durante toda la semana, las pequeñas obras de arte que deleitan tu aburrida y predecible existencia todos los martes. 
Dejame decirte algo… todo lo que imaginaste, es verdad. Sí, somos así de grandes. 
 
¡Pero no por eso tenés que quedarte afuera! Siempre hay una salida para esa mísera cuenta regresiva hacia la muerte a la que llamas vida. Y esa salida es esta revista. ¡Los Martes Miento siempre desea recibir nuevas propuestas de potenciales colaboradores! 
 
Así que si querés escribir para la revista más importante de LanitoAmerica y el Mudno, los editores solo piden respetar estos 5 puntos a rajatabla: 
 
 
Los 5 requerimientos para participar en Los Martes Miento 
(y lo que nosotros realmente hacemos) 

 
Fecha de Entrega: 
- Se solicita entregar el trabajo, a más tardar, el jueves de la semana anterior a la publicación. 
(La mayoría lo maileamos los lunes a la noche) 
 
Ortografía y gramática: 
- Lo ideal sería entregarlo revisado, asegurándose que se respeten todas las leyes de la lengua española. 
(Le he hecho correcciones a un trabajo el martes al mediodía, 10 horas después de haber sido publicado) 
 
Originalidad: 
- Preferentemente, el texto (el dibujo o la foto) debe ser nuevo o, al menos, no haberse publicado anteriormente. 
(Saqué cosas hasta de un fotolog –sí, reíte todo lo que quieras- que tenía hace 5 años para publicar acá) 
 
Respetar las consignas de los editores. 
- De vez en cuando nos llegan ayudas geniales para mejorar nuestro desempeño, como por ejemplo: “Guybrush, pará de intentar levantar chicas”, o “no maltrates a los lectores, borrá lo de cucarachas corporativas”, o “las introducciones son muy largas”, o “prestá atención a lo que te acabo de pedir”… etc. 
(Mmmm… me olvidé de lo que iba a decir. Nada importante seguro) 
 
Creatividad: 
- Las creaciones deben ser entretenidas, atrapantes, avasalladoras; deben llamar la atención y dejarte una buena sensación luego de interpretarlas. 
(Yo escribí esto) 
 

“El requisito definitivo para la grandeza de un artista es su propia muerte.” 
Thiessen

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com






Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

Metal 1 – Dignidad 0

- ¿Esto te parece malo? Vivimos en un país donde se votó dos veces al “Carlo”, tenemos al segundo Kirchner tratándonos de boludos, Cavallo fue varias veces ministro de economía y algunos quieren a los milicos de vuelta.
- Escuchame, flaco, Tinelli lleva 20 años haciendo pelotudeces en televisión y aun la sigue levantando con pala. Igual que Susana. Igual que Mirta.
- ¡Dejame de joder! Grondona es abiertamente un mafioso pero esta atornillado a la silla de la AFA y nadie lo saca.
- Maradona se manda mil y una cagadas, pero la gente lo considera más héroe nacional que a San Martín, ¿pero esto te molesta?.
- Hay gente que paga entrada para ver vedettes en Mar del Plata y Carlos Paz… esto no es nada.
- ¿¡Ellos son chorros!? Arjona continúa haciendo canciones sobre las arrugas y las várices y sigue llenando canchas.
- ¿Acaso no queríamos matar a Veron en 2002 cuando “se agotó” en el mundial y ahora lo aplauden cuando juega en la selección? ¡Se puede estar cansado!

Excusas para cuando me tilden de boludo: LISTO

Ok.

Voy a ver a Metallica, ¿alguien más va?
 

” La perfección de la propia conducta estriba en mantener cada cual su dignidad sin perjudicar la libertad ajena.”
Sir Francis Bacon

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com





Elige tu propia desgracia | por Gaby Losa

Martes de paz… martes de amor

Estimados, último Martes Miento del 2009.
Otro año que termina. Otro año que no pasó nada… ¡pero que bien que nos las arreglamos para llenarlo de pavadas!
No se preocupen. Mis irrelevantes rankings e informes sobre Facebook, House, la amistad, lo divertidamente cínico que es el mundo y las relaciones humanas (o la falta de ellas) volverán el año que viene.

Me despido entonces con:

25 clásicos personajes que nunca faltan en las fiestas


- La tía con arteriosclerosis que te llama como tu tío lejano.
- El tío borracho que siempre rompe una botella o se cae de la silla.
- El zarpado que, apenas se pone alegre, se quiere voltear a la cuñada.
- La que se luce con los regalos y te hace quedar como un tacaño de porquería.
- El que no te regala un carajo… tacaño de porquería.
- El potencial suicida que se pasa las fiestas amargado.
- El ultra alegre que por más que un pájaro le cague la comida, levanta la copa y hace un brindis por ello.
- El que a las 12, mientras estás brindando grita “¡Felisa me muero!”
- El que gasta el aguinaldo en cohetes y no les deja tirar ni uno a los nenes porque “son peligrosos”.
- La que menciona que Papá Noel no existe… enfrente de los niños.
- La súper religiosa que se ofende porque empedándonos y cagándonos de risa le sacamos espiritualidad a la fiesta.
- El anti-consumo que te llama “victima del capitalismo” porque compras regalos, y no pone un mango para la cena pero se come la vida.
- El que hace el chiste: “Los reyes magos son 4: Melchor, Gaspar, Basaltar y Secayó”
- La que se ríe de ese chiste.
- El que hace el chiste: “Uh, las luces del arbolito no andan, ahora sí andan, ahora no, ahora sí…” (nadie se ríe de ese chiste)
- El vecino que te toca timbre y después del “permiiiiiso” se empieza a tomar tu champagne.
- El genio que le da alcohol a los nenes “total es un poquito”.
- La que a las 12 se pone a llorar (porque se da cuenta que el año que pasó no hizo un corno).
- El que a las 12 se pone a llorar (porque se da cuenta que tiene todo un año por delante).
- El que te critica el arbolito.
- El fan del vitel thoné.
- La que odia el vitel thoné.
- El que te cuenta que Papá Noel usa los colores de Coca Cola.
- La que te recuerda que comer frutas secas está mal porque tienen muchas calorías y hace calor.
- Los que generan la discusión: “Tu reloj no está en hora”. “Sí está, lo puse con TN”. “El mío con el 113”. “Sí, pero yo… ¿che y esas cañitas voladoras en el cielo por qué son? ¿Qué hora es?”.

“Una vez al año no hace daño.”
Refrán

Guybrush

Guybrush es un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y aun no encuentra a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. ¿Qué estudia? Ehhh… ¡mira detrás de ti, un mono con tres cabezas!

Escribile
guybrush@losmartesmiento.com





SI TE ANIMÁS DEHÁ TU MENSAHE

Los datos aquí enviados serán utilizados únicamente con fines
poéticos por esta revista.

Deha tu mensahe en el casillero de abaho.
mensahes

SOCIO

E-MAIL

MENSAHE

Escribila!

 




www.losmartesmiento.com | 2006 - 2010 |© Todos los derechos reservados | MARTES CORPORATION