ESPECIAL DE VER-ANO: FLORIPONDICIENTA | año IV | 06 enero 2009 | REVISTA VIRTUAL SEMANAL | www.losmartesmiento.com
Editorial | Ed. de TURNO | artes MARTES
Las divas primero

Fue grande la sorpresa cuando el encargado de seguridad de Martes Corp. nos comunicó que alguien quería presentarse ante el Directorio. Nos miramos las caras, pensamos que sin dudas se trataba de algún vendedor ambulante o similar. Nos encontrábamos de buen humor, así que decidimos hacerla pasar. Se abrieron las dos grandes puertas de acero y allí estaba ella. Descalza, con su par de ojotas en las manos, tiritando a causa del frío invernal porteño y mojada hasta el caracú por la tormenta desatada en la metrópolis.

"Vengo a triunfar" fueron sus primeras palabras. Y sin que pudieramos decir palabra, siguió: "Abandoné mi pueblo natal, Mar Chiquita, con unos pocos pesos que tenía en el bolsillo me tomé un micro y decidí venir al lugar indicado. Aquí es donde la gente me conocerá y se identificará con mis historias de vida".
Quedamos boquiabiertos, jamás habíamos visto a una mujer con semejante ímpetu y determinación. Era evidente que se llevaría el mundo por delante. Fue en ese instante, sin siquiera saber de sus habilidades como escritora, donde decidimos cerrar un importante contrato con quien es hoy la diva máxima de esta revista.

Desde mediados de 2007, hasta hoy, hasta quién sabe cuando, Flori, Buya... María, ha escrito los artículos más comentados de los martes. Así que para comenzar nuestra serie de ESPECIALES DE VER-ANO, qué mejor hacerlo con ella, la única e inigualable chica de las citas.

ABOUT MARTES.
Los martes miento es la revista virtual semanal más importante de lanitoamérica y el mudno. En ella se publican las verdades más insólitas del ámbito más reducido, el nuestro. La extensa lista de colaboradores y editores puede visualizarse aquí.
Los Martes Miento ® es una producción de Martes Corporation ®. Créalo.

Si te interesa participar escribinos a:info@losmartesmiento.com.ar
Dejá tu e-mail






neosimio

PUBLICIDAD
Martes PUBLICIDAD
MARTES TRABAJA
los martes miento IMAGEN DE TAPAlos martes miento
Canal Pixie. Música Indie exclusiva para los martes miento. www.pixieradio.com

Esta Semana presentamos el tema "Lust for Life" del álbum debut de la banda "Girls", que curiosamente han dado en llamar "album". Además, dos temas del tercer disco de "You Say Party! We Say Die!".

. + en www.pixieradio.com



los martes miento
Floripondicienta! POR MARIA
Vacaciones en el floripondio

Las vacaciones venían bien. Guardada adentro de mi floripondio para no sentir el dolor del verano en soledad – que siempre supe llevar muchísimo mejor que el invierno- y con las ganas opacadas de mucho más que una picada con cerveza en casa, con una o dos amigas, no mucha más joda para este 2008 de aire acondicionado en 24º.

Había decidido que mi verano iba a transcurrir así: sin vacaciones en costa bosta, ni salidas programadas a lugares bailables de gente sudorosa. Sólo aceptaría invitaciones a cenas programadas con una semana de anticipación y en donde se coma abundante y barato. Pretenciosa, poco podía ser mejor que mirar Sex and the City en maratón anti calor.

Pero las cosas salieron distinto. El calentamiento global se hizo sentir en mi departamento interno mucho más que otros años y necesitaba salir a respirar humedad más seguido de lo que hubiera preferido. Por eso fui tantas veces a tomar “algo”, que algo siempre fue Gancia batido; que tomarlo siempre fue excusa de amigas con bastante poco que charlar y ansias insoportables de conocer a un tipo bolichero. Y ahí lo conocí a mi amor de verano, infaltable, fatigable.

Hugo, 42, acuariano. Víctima de un matrimonio desgastante de 10 años y con ganas de un cambio que, obviamente, me incluía desde nuestra primer cita. Típico salame que se compromete con cualquiera por no bancarse estar sólo. O que se banca cualquiera con tal de estar comprometido.

Huguito no podía parar de proyectar mientras tomaba su Gintonic. Me hablaba de su casa en el campo – había quedado en sus manos después del divorcio y ahora se hacía el que amaba el aire libre, sólo porque perdió el semipiso en microcentro- de las ganas que le daban de que pasemos un fin de semana juntos en Cañuelas. Casi me infarto.

Me los conozco de memoria a estos “señores – anclas”. Viven de las historias largas sin “sal”, híbridos, sin gracia en su vida cotidiana, tiran el ancla al primer romance que aparece, se dicen confundidos y siempre agarran para el lado de la rutina.

Le faltaba actitud a Hugo mientras me charlaba, citaba cada tres frases a su ex, se le notaba; a distancia, que era malísimo en el sexo. Y por eso no hubo segundas vueltas; por eso, y porque el hijo de puta no me volvió a llamar. Por eso lo critico tanto, lo imagino en un San Valentín reconciliado y me dan ganas de llamarlo para arruinarle la cena. Pero así son los tipos que no son para una, básicos.

Seguí mi febrero de vida sin sobresaltos. Me actualicé de chimentos baratos del espectáculo en mis días de ocio y me compré revista Semanario cada semana para saber en que andaba la Tota Santillán. Es inevitable que invierno me ponga más culta, pero en verano hasta la Señora hace almuerzos berretones. Me hice fan de los helados de frutilla y lloré cuando Andrea del Boca dijo que se le llevaron a la nena. Así es el verano, así de trillado lo que nos pasa, así de poco aprendí a pasar el calor.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar

Dejá tu e-mail




Pirata y no es
del caribe!


Podríamos pensar que los fracasos amorosos están de moda, podríamos pensar que todo esto no tiene gollete, podríamos ignorar que nuestra Flori empezó a contar su desventuras en abril del 2007, hace ya más de un año y que hoy alguien vendió lo mismo al gran diario argentino. No vamos a hacer comparaciones porque sería ponernos del lado kitchs y machista que nunca quisimos. Nos desagrada pero haga la vista usted mismo.

> VER BLOG PIRATA.

Floripondicienta! POR MARIA
Piletazo porteño

Corría rápidamente el 2008 y marzo me mojó los pies mientras todavía dudaba dónde pasar un fin de semana de mini vacaciones. Vueltera y pobre es una mala combinación para vacacionar. Si tuviera mucha mucha plata, me iría todos los fines de semana a pescar a la laguna de Chascomús pero con mi poco sueldo y mis ganas utópicas de seguir viviendo de la cosmetología a domicilio, apenas puedo programar una visita a Parque Norte, y Parque Norte nunca me gustó.

El verano siempre fue la época socializadora por excelencia. Vayas adónde vayas siempre habrá alguien con ansias de charlotearte, los tipos “andan ganas” siempre y yo, astuta, aprovecho la situación y me emperifollo hasta para ir al supermercado chino, estratégicamente pensando en enganchar al acalorado del verano, que me haga cucharita todo el invierno.

Pero la temporada 2008 pasó sin penas ni glorias para quien escribe, insolada en las playas de Mar Chiquita. Fui a visitar a mami para las fiestas y decidí quedarme a disfrutar de unos días de sol y arena.

Mala decisión si las hay, los días de playa de la mano de mi madre en traje de baño enterizo de lycra rosa y conservadora de “sambuches de fiambrín” en la mano, al grito de “hija ponete un gorrito para el sol”, lograron alejarme de todo cuando poco tipo andaba vacacionando en el lugar más loser de la costa atlántica.

La suerte parecía haberme guiñado un ojo cuando decidí volver a Buenos Aires. Acá se pasaba mejor el calor, siempre había una película amiga con ganas de ser vista y una visita inesperada de esos pocos amigos que habían decidido no tomarse las vacaciones.

Ahí fue que conocí Parque Norte. Fui una tarde de sábado de enero con mi amiga Carla y sus tres pequeños pimpollos de ocho, seis y dos años. Tortura. De las chinas, interminable.

La piscina atestada de gente, y soy generosa en llamar “gente” a los niños menores de 12 que saltan, corren, lloran, se caen al agua y logran colgarse del lomazo del guardavidas, mucho antes que yo. La música de reaggeton sonando bajita en el parador, mi sol; ese que estaba intentando tomar, siempre tapado por la sombra de alguien, logrando hacerme desparejo el bronceado. El bondi de vuelta cargado de heladeritas vacías, y así terminan las tardes de Parque Norte, el lugar que está lejos de todos, pero que es lo más cerca que tenemos.

Hubiera preferido quedarme en casa, piantarme un kilito de helado de crema y ser feliz a mi manera, sin darle bola a las imposiciones sociales de que en el verano hay que matarse por ir a una pileta. Si al final el bronceado es moda de los ochenta, si al final mi cuerpo nunca llega esbelto a diciembre, si al final nunca quise ser parte de la masa; no entiendo porque siempre, siempre siempre, termino cediendo.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar



Pirata y no es
del caribe!


Podríamos pensar que los fracasos amorosos están de moda, podríamos pensar que todo esto no tiene gollete, podríamos ignorar que nuestra Flori empezó a contar su desventuras en abril del 2007, hace ya más de un año y que hoy alguien vendió lo mismo al gran diario argentino. No vamos a hacer comparaciones porque sería ponernos del lado kitchs y machista que nunca quisimos. Nos desagrada pero haga la vista usted mismo.

> VER BLOG PIRATA.

Floripondicienta! POR MARIA
La única e inigualable

No me voy a deprimir porque una perra tiene un blog muy parecido a esto que escribo y en "el gran diario argentino". Seguro que a ella le pagan pilas de billetes y la leen miles de internautas. No me voy a deprimir porque se le note a lo lejos la desesperaciòn por conseguir a un hombrecito. Solamente me voy a deprimir si lo consigue... y antes que yo.

Es viejo el recurso de exagerar la soledad, yo hace màs de un año que lo vengo haciendo. Me hago la desprotegida, quiero que me aplaquen la solterìa de un buen abrazo y que piensen "pubeshita, ta sola"... pero na! lo de esta otra piba es deseo explìcito, y lo peor que yo por dibujarla un poquito màs me voy quedando sola, sin candidatos potables a la vista, sin candidatos no potables a la vista, ni la vista gorda, ni la vista global, no se asoma un puto pibe por mi vida.

Dicen que lo bueno se hace esperar. Sospecho que lo bueno de mi vida amorosa va a ser paraiso - post mortem- , y que voy a estar toda mi fucking vida esperandolo.

Los carlitos y pedritos que fui conociendo me llenaron de buenos motivos para seguir bien sola. Todos tienen sus pruritos, y yo ya tengo un stock de malos motivos para bancarme el invierno - y todas las estaciones que le siguen - tranquila en mi retoño, sin candidatos medio pelo a los que hay que meterles un sacrificio y logistica impresionantes para decir "no està tan mal".

Para candidatos de los que primero tengo que explicarles a mis amigas que no son el bajòn que sus ojos estan viendo y que cuando està conmigo es "re divino y muy interesante para charlar", prefiero seguir bancandola hasta que venga el que las compre a todas con sus relatos de viajes por el mundo y sus màs de mil autores leìdos, que deleite a los novios de mis amigas con sus asados y sus conocimientos de futbol europeo, que se meta a mi vieja en el bolsillo dándole en el blanco al secreto que ella siempre guardò en sus ravioles, que a mi papà lo compre con un buen vino y que tenga todo claro para jugar con mis sobrinitos... y que a mì, que a mi me sepa tratar como lo princesa que soy.

Cuando venga ese, lo voy a ester esperando con una catarata de buenos besos, con mis ganas inteligentes de charlar un rato largo y mis ansias casi concretas de demostrar que soy buena con el cariño monogàmico. Mientras tanto, sigo piantandome historias ajenas de casi todos los libros que tengo pendientes leerme, de las charlas que me deben las amigas y las conocidas, de las pelìculas que tengo que alquilar... y que siempre, siempre, siempre, me cuentan de amor.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar



Pirata y no es
del caribe!


Podríamos pensar que los fracasos amorosos están de moda, podríamos pensar que todo esto no tiene gollete, podríamos ignorar que nuestra Flori empezó a contar su desventuras en abril del 2007, hace ya más de un año y que hoy alguien vendió lo mismo al gran diario argentino. No vamos a hacer comparaciones porque sería ponernos del lado kitchs y machista que nunca quisimos. Nos desagrada pero haga la vista usted mismo.

> VER BLOG PIRATA.

Floripondicienta! POR MARIA
El bagayo mas lindo

Extracto de una charla cualquiera, un dìa cualquiera de msn, en mi vida real:

Andrés.- says:
no mientas, hasta el bagayo mas feo, parado en el medio del boliche recibe una invitacion a bailar

Andrés.- says:
mi teoria es que eso sucede debido a la proporcion desequilibrada entre hombres y mujeres

Andrés.- says:
eso hace que hasta el bagayo mas feo se pueda sentir la reina rebotadora de la noche

O serè màs fea que el bagayo màs feo, o en algo le estoy errando.

¿Serà que rebotar tipos es moda y yo sigo dando si`s fàciles? ¿serà que a los tipos les gusta que les digan “no, disculpame, no sé bailar” , o “estoy con mi novio, es ese q está ahí” – mientras señalas indefectiblemente al infinito- ?.

No entiendo la movida nocturna. No me sale fácil el comportarme natural cuando se apagan las luces. No puedo vestirme de brillos porque me pica, no me pongo lycra porque me da calor, y no uso tacos, jamás, porque me da paja caminar incómoda para tener unos centímetros más. Capaz, la vestimenta es mi error número uno.

Vestirse de gatubela pasó de moda pero parece que es una herramienta que no falla en las conquistas. Si me paro ahí, en esa barra, al lado de la de vestido corto y ajustado, con mis zapatillas viejas y mis jeans cómodos; me la juego, de una, que todos se le acercan al toga. Los tipos no piensan en la mañana siguiente, en la desilusión de cuando se va la planchita del pelo y se corre el maquillaje; y yo, yo que la hago fácil, y que ya les muestro cómo me voy a despertar, parece que no genero el mismo encanto.

El segundo error es la actitud. A la noche no hay que divertirse para levantar. Hay que meterle horas de barra, mucha barra con botellita cool. No da que siga tomando birra de litro y saltando en rondita en la pista, eso me resta en sex symbol, muchísimo.

A partir de ahora, y hasta que enganche algo màs o menos copado, me clavo en la barra con una Pronto, me calzo los tacones plateados y me peino un poco más que Evita, pero sin tanto emperifollo.

Si es cierto lo que dice mi amigo, que el bagayo más bagayo tiene chances en la vida de noche; no ahorro más en boliches y dejo por un tiempo esos barcitos de mala muerte que suelo frecuentar. Parece que la papa está en el mundo de los simulacros que salen a pasear de noche, que mostrarse natural es muchísimo menos efectivo que salir en pose, que hay que andar en tacos y perfumarse bien para salir bien parado en este mundo de las apariencias, y que rebotar dos o tres veces, es siempre más efectivo que dar el sì inicial.

Esta vez no me garcan, salgo con todo y a ganarla, la costanera de punta a punta me pienso recorrer. No ahorro en lentejuelas, me pongo todo encima y que se agarren. El 2008 no lo termino sola, ya van a verrr, van a verrrr.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar



Pirata y no es
del caribe!


Podríamos pensar que los fracasos amorosos están de moda, podríamos pensar que todo esto no tiene gollete, podríamos ignorar que nuestra Flori empezó a contar su desventuras en abril del 2007, hace ya más de un año y que hoy alguien vendió lo mismo al gran diario argentino. No vamos a hacer comparaciones porque sería ponernos del lado kitchs y machista que nunca quisimos. Nos desagrada pero haga la vista usted mismo.

> VER BLOG PIRATA.

Floripondicienta! POR MARIA
Miedo al pajarito

Anoche salí después de varios sábados de encierro. Fui con una amiga a tomar una cervecita. Me dijo de ir "por ahí". Pero "por ahí" incluía frente al zoo.
Terror le tengo al zoológico de noche. Tiemblo cuando paso en el bondi para ir a bailar al Salón. Me muero del freacky cuando se asoma entre las tinieblas de la noche, el alambrado lleno de enredaderas que rodea al zoo.
Y ahí me llevó. A un pequeño barcito en la ladera del zoo de la ciudad. No me relajé, la pasé como el culo. El miedo al zoológico de noche es una de las pocas cosas que me cuesta explicar y en las que siempre, ante el pedido insistente de amigos o chongos que me preguntan "¿Por qué?, si es una boludez", apelo al "chupame un huevo", en lugar de dar mis explicaciones poco científicas.
No me parece natural que convivan a menos de 50 mts mío un grupete de rinocerontes, hipopótamos, elefantes, tigres, leones y un cóndor. Tengo absoluto terror a que de un momento a otro organicen la gran Madagascar y se nos vengan encima todos juntos y yo, yo ahí pancha tomando una birra lista para ser comida por algún felino. Prevensión, eso es lo que propongo, no acercarnos al zoologico de noche si no es necesario.
Tengo una amiga que vive a una cuadra del predio animalesco. Una locura. Todo muy lindo con ese barrio cheto pero a mi no me llevan a vivir ahí ni en pedo.
Y anoche pasó lo que sospechaba, confirmé mi teoría y tengo a mi amiga de testigo. Con taquicardia me baje del bondi en Santa Fe y empecé a rodear caminando la mierda esta de animales. Sentí un ruidito, corrí una cuadra. Mi amiga me gritó "Guarda!" para hacerme un chiste, y me enojé zarpado. Estaba insoportablemente cagada. Y ahí lo vi. Tirado al lado de un árbol, ahí estaba el puto cóndor. No era EL cóndor, era un condorcito, un condorito pequeñin pero cóndor al fin. Grité: AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH! SACA ESA MIERDA!!! HIJA DE PUTA CÓMO ME TRAES ACÁ, SI SABÍAS, VOS SABÍAS QUE SE IBA A ESCAPAR UN CÓNDOR!!!!!

Mi amiga sólo atinó a decirme "Cuándo lo ves a Esteban?" - mi terapeuta- "contale lo del cóndor".
Pero el bicho estaba ahí, lo juro. Chiquitito. Negro, con cuello blanco. Horrible. Una cagada con vida propia. La madre naturaleza en toda su expresión asesina.
No me animé a sacarle una foto. En realidad, no sé usar bien la cámara del celular y no me daba para tardar un rato largo frente al ave moribunda.
Después de semejante episodio, no me quedo otra que ahogarme en un chopp, sentarme de espaldas a la calle para no ver el Zoo y charlar largo y tendido sobre tópicos como "Qué loco es el mundo, qué chiquititos que somos y la naturaleza es sabia".



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar



Pirata y no es
del caribe!


Podríamos pensar que los fracasos amorosos están de moda, podríamos pensar que todo esto no tiene gollete, podríamos ignorar que nuestra Flori empezó a contar su desventuras en abril del 2007, hace ya más de un año y que hoy alguien vendió lo mismo al gran diario argentino. No vamos a hacer comparaciones porque sería ponernos del lado kitchs y machista que nunca quisimos. Nos desagrada pero haga la vista usted mismo.

> VER BLOG PIRATA.

Floripondicienta! POR MARIA
Abanderada en bolas...
de fraile

¿Viste cuándo querés huir de todas tus cuestiones y no sabés por donde arrancar? Eso me pasa. De repente me quiero pirar unos meses afuera, pero miro mi chanchito y lo más afuera que puedo ir es Chascomús; asi que vuelvo los pies a la tierra y pienso, por un rato, qué es lo que me tiene turbada acá, en mi Buenos Aires querido.
Porque es eso lo que pasa cuando te querés rajar, que algo te tiene poco conforme en donde estás. En el país, en tu ciudad, en tu edificio, en tu casa, en tu trabajo, en tu vida, en tu corazón. Algo te tiene inconforme.
Y en mi caso, casi todo.
Sobretodo, la parte de la vida y el corazón. Mi corazón con buraquitos se cansa de tratar de respirar doble y quiere, de una vez por todas, que alguien le facilite las cosas. ¿Y a qué me refiero? El rema que te rema termina por hartarte, y te proponés no hacer más puestas en escena cuando querés engancharte a alguien, no te bancás más las primeras citas porque ya sabés de donde venimos y adonde vamos; entonces, en un brote de ansiedad sin ansiolíticos, querés apurar las cosas y apurar al pibe. Si al final, no vas a estar toda la vida citándote, y vos sabés que valés la pena.
Entonces, convencida de que sos una mina para él, metés quinta a fondo... y te estrolás contra su paredón de "si pero todavía no", y quedás tambaleando, odiándote por boludita que se expone rápido en amores y, a pesar de todo, aún convencida de que estaría buenísimo dar un paso más.
Y ahí, cuando el amor se cae; empezás a flashear que primero tenés que ocuparte de tu vida y de tus cosas, que en los planes de él no estás encajando ni en pedo, que sos tan tarada, tan tarada, que todavía crees en el amor. Y rompés tus barreras por cinco minutos y empezás a buscar trabajo en Ucrania, querés viajar a Londres y ponerte un kiosko o ir a estudiar un Master en diferencias de género a Madrid. Nada de eso vas a concretar, sabelo.
Volvé a la tierra y date una vuelta por la panadería. Llenate de hidratos de carbono de un saque, y esperá a que él te llame. No lo llames, no lo apures, no aparezcas; que cuando seas una gorda de panadería y los helados se te escapen por los poros, ahí, panza llena corazón contento, vas a estar lista para ese SMS que hace semanas que te sentás a esperar.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar



Pirata y no es
del caribe!


Podríamos pensar que los fracasos amorosos están de moda, podríamos pensar que todo esto no tiene gollete, podríamos ignorar que nuestra Flori empezó a contar su desventuras en abril del 2007, hace ya más de un año y que hoy alguien vendió lo mismo al gran diario argentino. No vamos a hacer comparaciones porque sería ponernos del lado kitchs y machista que nunca quisimos. Nos desagrada pero haga la vista usted mismo.

> VER BLOG PIRATA.

Floripondicienta! POR MARIA
Nunca más desatendida

Nunca más jamás en el planeta y las estrellas, por la luz que me alumbra, por los hijos que no tengo, por el Dios en el que no creo; desde ahora y hasta la eternidad completa, no vuelvo a mirar un tipo.
Una vez que te cagan a tiros en el corazón, te quemás con leche y dicen, que cada vez que lo vuelvas a ver, vas a llorar.
Los tipos suelen salir ilesos de sus roturas y vos salís hecha pelota una y otra vez. ¿Sabés porqué?. Te jode, muchísimo, haberte involucrado en vano.
Mostraste tu lado flaco vos que siempre fuiste la reina rebotadora de la noche porteña, vos que te cansaste de reirte con tus amigas del boludo que te mandó un poema, vos que sos la viva que cada vez que se emborracha le cuenta a medio mundo que cuando dejaste a tu ex, él confesó entre lágrimas que "la única vez que había llorado fue cuando le mataron el perro". Y lo juzgaste de idiota y terminás siempre acotando: "no podessss, lloraba el tarado, llo-ra-ba".
Vos que cada vez que una amiga te viene con un desamor le recordás que los niños mueren de hambre en África, y que eso es lo verdaderamente importante. Y ahora te tocó. Te vino de frente con su topadora y la gila que fuiste y que se emocionó cada vez que él llamó, deberá conformarse con ser, una vez más, una mina "divina" -sic- con la que no quiere nada.
¿Quién entiende a los hombres? Si te hacés la desentendida, sos una histérica; si sos sincera y le explicitás que está todo bien con él, lo estás apurando.
No sé, cada vez se me hace más frágil pensar que venga un tipo y me banque tan así, como soy.
En esos días de duelo post- ruptura les pediría a mis amigas encarecidamente que no insistan con defenestrarlo a él, ni en obligarme a simplificar la situación con un "no era para vos".
A los pibes con los que alguna vez tuve una historia, no me atiendan en estos días, los voy a estar llamando.
Al barman amigo, que me haga el fernét bien cargado.
En algunos días vuelvo al ruedo, descuiden. Ahora sólo quiero lograr, que mi muerto descance en paz.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Pelotudos de smile
y noviecita

Todos tenemos algún Plan B atestado en el msn. Ese que le das dobleclick para mirar la foto pero ni en pedo le hablas. Así, te vas enterando de su fin de semana en Gualeguaychú con amigos, de que se casó el "gordo piñata" y repartió cotillón a lo loco, o ese trágico día en el que al esperar que con tu dobleclick el cabezón azul de tu messenger se transforme en su foto y lo ves a él, ahí, con su mejor cara de "Love of my life", abrazado a una mina.

No. Yo así no. Ese pibe era mío, no me importa que haga meses que le digo que no, pero es mío, me pertenece, me solía levantar el ánimo cuando lo tenía abajo de la autoestima de un trapo de piso.
Cualquiera que se ponga de novio. Si él no quería compromisos. Si me había jurado hasta por su madre que "estaba en otra" aunque siempre le coparía salir a tomar algo conmigo.
Nonono, entendelo Flori: con vos quería ir a los postres sin nunca pasar por la cena de velas. De vos iba a decir "copada la piba", de ella va a decir "tiene todo lo que busco en una mujer". Vomito. Qué asco son los tipos enamorados. Qué vomitivos son tus "peor es nada" cuando encuentran a su chica. E indefectiblemente, te querés matar.

Y ahora sus nicks van a incluir frases trilladas de Arjona, o en el mejor de los caso, pelotudeces en inglés.
Desadmitilo. Dale el raje virtual antes de decirle "cómo va? veo que enamorado". Te va a torturar con lo feliz que está y no va a haber kilo de helado que te salve.
Porque vos sabes que era tuyo y es injusto, pero nunca lograste la fotito feliz con él y seguís currando con la imagen pop de tu ventanita. Es la que te tocó, photoshopealo a tu primo si vas a chatear con él, metele candidato de ficción urgente si es que decidis hablarle al enamorado del amor. O mejor desadmitilo, no tenés chance con un hombre que se pelotudizó.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Desamor al extremo

Un amigo me acaba de decir por MSN: "Leete la poesía "No pudo ser", de Becker, es útil para el desamor". Y ahí me fui a googlear el canto al amor propuesto para este momento de mi vida. La cosa dice más o menos así:

Tu eras el Océano y yo la enhiesta
roca que firme aguarda su vaivén;
¡Tenías que romperte o que arrancancarme!...
¡No pudo ser!

Vomito.
Que asco es el amor en extremos. Lo último que necesito en estos días de desamor es más amor. Quiero invertir en salidas nocturnas a lugares de esos llenos de metrosexuales de más de treinta que te tiran piropos porque sí. Que cuando pasas te dicen alguna cosita por más bagarto que seas. De esos que sólo se encuentran en los bolichones de Recoleta o Puerto Madero, los jueves.
En estos días después de que me dieron el raje, no quiero saber nada del poeta Gustavo Adolfo, me da para el lado de las nauseas.
Quiero amor de baratijas y poco que pensar. Es una epoca de transición. Un tentempié hasta el próximo príncipe. Ahora, salidas fáciles. Ahora es hacerse la loca.
Ya empecé con el llamado a los ex. Qué cosa eh! no aprenden más que es mentira que no me olvidé de ellos... ay ay ay mis chiquillos, si supieran porque los llamamos tan exactamente después de que uno de su especie nos hizo sentir una mosca fea y pesada, y que necesitamos, indefectiblemente, que nos levanten el ánimo explicándonos una y otra vez todo lo mejores que fuimos que sus actuales novias.
Y ahí me verán mis amigos, vagando por las calles. Me han hecho sentir el peso de ser una mujer dejada, y yo le estoy dando duro a la pateada de vía pública a más no poder. No paro en mi casa, ceno siempre por ahí. Me despejo aunque en cada reunión recuerdo lo injusto que ha sido el Sr conmigo. Si me ven por ahí, inviten una copa. Ando de sí fácil, ando.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Imaginario colectivo

Ayer me pasó algo insólito y 100% real.
Iba, como habitualmente, en eñ 62 rumbo a mi casa después de una ardua jornada de trabajo. "¡¡Qué alivio!!", pensé al subir y ver que había un asiento, uno solito, vacío. Fuí, desmoroné mis toneladas de cachas sobre el lugar despojado, y ahí; la catástrofe.
"RAMIRO!!RAMIROOOOOOOOOO!!!! TE SENTASTE ARRIBA DE RAMIRO!!!!", acusaba una niña de 5 o 6 años a mi lado, instintivamente me paré, no había ningún Ramiro abajo mío.
La madre me dijo por lo bajo que no le haga caso, pero la nena no paraba de mirarme amenazante y llorar, me había sentado con mis 60 kilos arriba de su amigo invisible, y lo estaba matando, parece que Ramiro estaba perdiendo la respiración, o algo así.
Toda la gente del 62 me miró feo. Toda. Yo, roja de la verguenza, sólo atiné a decirle "perdón, está bien ramiro?". Y la nena, que seguro que era hija única por el tonito, me dijo "no, cómo va estar bien si te sentaste arriba... mala!". Acto seguido, miró a su derecha y agregó "Ramiro y Antonella, se quedan ahí porque ella es mala".
Papelón es poco. No aguanté y me tenté de la risa, pensé por un segundo dejarle el lugar a Ramiro pero no podía caer en semejante situación absurda.
Seguí mi viaje, riéndome por dentro. Era una asesina serial de amigos invisibles, por suerte, me iban a achicar la pena por no ser capaz de ver al joven Ramiro.
Me puse a pensar, ¿habré tenido yo amigos invisibles?. Más que hablarle al espejo, inventar novios para mis Barbies o príncipes para mis días de princesa, no recuerdo. Creo que nunca tuve un Ramiro, así así como el de la nena. Pero sí me inventé, y no hace tanto, algún que otro caballero de compañía ante mis compañeros del laburo cuando empezaron a dudar de mi sexualidad por no traer historias de citas durante años a nuestros almuerzos, o dije "hoy salgo con Juan" cuando Juan nunca existió, a algún que otro ex novio que está feliz de la vida, por tener una gran novia que no soy yo. Pero un Ramiro como el de la nena del bondi, jamás. Mi patología es leve, la de la niña aguda. Yo, aun respiro cuando algún boludo me pisotea, Ramiro era flojito y casi muere cuando le apoyé el culo. Si te vas a inventar un amigo invisible, hacelo de acero o superheroe, mínimo. Y sino, sino no lo saques a pasear en bondi, Buenos Aires está peligroso.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Galgos a Guybrush!

Me voy a encarar al pibito que escribe acá abajo. Sí, por consejo de alguien que me dejó un mensajito, voy a tirarle todos los galgos a este chico Guybrush.
Porque me da a que es buena onda, no se. Voy a estirar mis renglones hasta tocar su título, voy a cambiarme de imagen por una Flori medio en tetas y me voy con los tacones de punta a ver que anda pasando con el que postea bien debajo mío.
Me copa como escribe, me lo imagino haciendo oraciones sintàcticas que me formen una poesía, escribiendo nuestro decálogo de convivencia, "las 15 cosas que me gustan de Flori" o el posteo del amor "las máximas para mi amada".
Un tipo con capacidad de síntesis ya es buena data. No es larguero, va al grano, pinta a poca histeria, me parece que va al frente; le voy a dar una encarada histórica, y si falla, le pido el disfraz a la empanada, me mudo de blog al "Quiero un novio" de Clarín y punto.
Y acá va la reflexión: que no pase de largo por tu puerta tu príncipe azul, si miras al de la esquina te perdes al vecino, y así sucesivamente.
Porque la mano con la búsqueda viene durísima y ando más ganas de estar compartida que de comerme un Big Mac, por eso le apuesto al que anda cerca, porque si pica me ahorré cientos de pesos en salidas de levante, y la rueda gira, gira, gira.... y vos parada abajo, mirandola pasar de reojo. No más, al ataque con todo lo que demuestre ser del sexo opuesto y se te plante delante. ¿Cómo encarar un hombre sutilmente? ¿"hola te amo", será demasiado?.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Viaje de ida

Dicen que el amor a distancia es como la linterna. Alumbra... pero no calienta.
Y ese es el punto. Uno vive el día a día del enamoramiento a distancia con la llamita esperanzadora de que pronto volverá, pero aún hoy, en 2008, en el mundo tecnológico que nos rodea, no hay msn que sirva para encuentros cercanos de tercer tipo y con eso, el oceáno que te separa de tu amor, se va a volver chaquito, cuando te cruces el primer gallego alcoholizado, que te prometa sacarte de la abstinencia, por más fidelidad que hayas prometido guardar.
Vamos a suponer que hace más de 4 años que estas noviando y te toca irte uno a vivir a Mongolia. Cuatro años es una cifra respetable para tratar de continuar la relación desde lejos - menos tiempo de noviazgo es en vano - y además, googleaste y los mongoles están bastante feos como para dudar de tu fidelidad; entonces, en Ezeiza te llorás un mar, lo llamas el primer mes diariamente, tus "te extraño" se vuelven rutina... hasta que un día... ese taiwanes copado que conociste en el curso para extranjeros del condado mongolés, te tira onda, y ya no está tan feo, no te hace acordar más al chino del super de tu barrio, ahora crees que tiene "un aire a Bruce Lee".
Y ahí caes, desbarrancas tu relación y a la mierda con todo. Profesas la teoría de "no tiene porque enterarse" y empezás a llamarlo mucho más esporadicamente.
Porque el amor a distancia es así, tiene un límite espacial y otro temporal: 15 días, 200 kilómetros - pueden ser menos si es x el camino de la costa en enero -. Más lejos o más tiempo es para cagada.
Entonces: no te propongas esperarlo estoicamente cuando se te vaya lejos, el sabe de tus ganas de querer y ser querida, vos sabes de su naturaleza masculina. Es probable que se zarpen, se mientan y se hieran mutuamente. Mejor, no se prometan demasiado y vean que pasa a la vuelta. Asi de paso, cada uno disfruta su estadía como más le guste, sin ataduras, sin presiones. El avión es probablemente un viaje de ida en esa relación tan hermosa que solías tener, y así siguen las cosas, sin caretear es más fácil, mucho (mucho) más fácil.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
FloriBuyiCienta

Me di cuenta que Floripondicienta es mi alterego, esa personita que vive en mi cabeza y me habla una vez por semana diciendome de la A a la Z todo lo que tengo que meter en el texto. Y lo grave es que me pasan cosas a mí, pero que no le pasan a ella, y al revés también.
Estoy casi preocupada (yo, María) porque me enamoré perdidamente de las palabras de Guybrush (yo, Flori) y ahora lo quiero conocer pero no tengo un cuerpo, solo una mente que me piensa y me postea, pero que es otra persona, una persona que probablemente no le guste a Guybrush, pero capaz, capaz, se haga amiga del muchacho que la escribe y la piensa.
Es una cuestión de patología psicológica. Hace un año que soy dos personas en una, y cada martes, me leo y me río de mí misma, tomo distancia de mi texto y me copo y pienso lo mejor para el día a día de la vida de Flori, que con urgencia le voy a buscar un novio a ella que puede ficcionar estar feliz y en pareja.
El otro día fui a cenar con guapo muchacho. Ahí, un ejemplo concreto de mi eterna confusión. Primero, el "qué me pongo", siempre con riesgo a quedar ridícula porque pienso "a mí me pasan todas", después la eterna sensación de loser en la cita, de ganas de darle una carpetita con mis datos personales y obviar la paja de las primeras citas de repetir, como un loro, el de dónde soy, qué música escucho y si fui o no a ver a Soda Stereo en el monumental. Básico. De memoria me conozco las "first dates", y me las conozco porque se las sabe Flori, porque a ella siempre le va mal, y yo me siento curtida de desamor como si fuera ella, como si fuera yo.
Lo peor que me pasó desde que posteo, fue la absoluta bipolaridad que me gané. Incluso un pibe me dio el raje después de leerme, y sentirse "tocado" cuando describía a algún chongo express de esos que aparecen por un post, y se van al eter después del martes de fama.
Me coparía darle cuerpo a Flori por un rato y salir a vagar por las calles con el muchacho que está unas líneas más abajo. Estaría bien salir un poco el fin de semana, pasarla de lujo pero no enganchar ni la media, y terminar el domingo como ella, comiendo empanadas y mirando programas de cable en la cama, con un zapping preestablecido de entre 40 segs y 1 minuto, sin nadie a quien charlar, sin nada nuevo que decir.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Mimetizándome

Me ha dado por la onda reggae. De más está decirles que no soy rasta ni uso colores jamaiquinos, es que, obviamente, conocí a un rastafari que me copó y ahí no me quedo más que hacer un curso acelerado de Bob Marley.
La mitad de mis gustos musicales se los debo a los tipos que pasaron por mi vida. Asi es que escucho Sabina, U2, y hasta ACDC. Yo no filtro, me adapto a lo que el chongo proponga y, casi siempre, "casualmente" esa música me reeee gusta, ponele.
Y así con todo. Las mujeres somos muy taradas. Nunca nos pareció genial su forma de hablar de economía ni su gusto indiscutible por el futbol europeo, es más, nos aburre mucho que mire cine iraní, pero en el momento de conocerlo, le damos una razón más para demostrales que somos las mejores haciendole creer que es INCREIBLE que sepa tanto del índice Merval.
Me opongo a los que piensen que mutar con un chongo denota falta de personalidad. Nono, mi personalidad no se toca y a mi me van a seguir gustando más los hippies que los rastas, pero es estratégico hacerlo sentir "entendido", al menos en su efímero paso por nuestras vidas.
Ya habrá tiempo de mostrar nuestra hilacha cuando estemos seguras que el tipo es nuestro, ahí si, a la carga con nuestros programas de TV secretos del tipo Intrusos, nuestras charlas guardadas sobre lo hermoso que es Echarri y las vanalidades de la vida cotidiana del estilo "muero por esos zapatos". Hasta que el tipo no haya pisado el palito, hasta que no se le haya escapado un "te quiero", ni se te ocurra bajarte del caballo intelectual/sexy/divertida/comprensiva al que te subiste el primer día en que se vieron.
¿Qué música le gustará a Guybrush?



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Contestataria!

Varias cosas para comentar en este post.
Primero, lo que me escribió Guybrush el martes pasado: de lujo. Confieso que lo leí dos veces.Y que la primera se me puso piel de pollo, y que la segunda fue para repasar algunas cositas que no había entendido - de corta, no de boluda-. A este ser, sólo le digo GRACIAS, hace muchísimo que nadie me escribía cosas tan lindas, y que me escriba a mi mail (floripondicienta2007@hotmail.com) y vemos que sale.
Más abajo otro bloggero que dijo ser del "Flori Club", con lo cual yo me entusiasmé a más no poder por pensar en la remota posibilidad de tener un puto fan, y después pensé "qué mal está el país si yo tengo un admirador", hace una serie de preguntas acerca de mi personita, que, en un acto de transparencia y DEMOCRACIA con más DEMOCRACIA (CFK dixit), voy a contestar sin pelos en la lengua stone que hace tiempo deseo tener:

1- ¿Flori-el-personaje se está comiendo a María-la-persona?: De una que sí

2- ¿Prefiere hombres o empanadas? ¿Le teme al invierno o al compromiso?: De rockefort y con diez grados

3- ¿Hay espinas en sus pétalos? ¿Le hace photoshop a su desdicha?: Primero, no fumes tanto que el daño cerebral es irreversible. Además, obviamente no se usar el photoshop sino estaría conquistando desde mi ventanita de msn, sin necesidad de este blog.

4- ¿Su amor es lisérgico? ¿La intoxican los candidatos?: Los candidatos apestan, no llegan a intoxicarme y por eso siempre repito historias.

5 - ¿Hace viajes astrales? ¿Toca en River?: Toco donde pinte y donde pueda, ¿viajes astrales incluye el uritorco?

6- ¿Los prefiere recios o picaflores? ¿Escucha Kudai o Tom Waits?: Si pudiera elegir, lo quiero con onda y fiel. Dadas las circunstancias, con que tenga todos los músculos y no escuche a Las Riquitas, le doy.

7- ¿Escribe en las horas pico de soledad?: Escribo en mi laburo corporativo en una multinacional, espero no haberte pinchado el globo de la bohemia loca loca que se levanta de noche con una birome en la mano

8 - ¿Llamamos al Noble Repulgue y la enfiestamo´?: Iuuuuuuuuju!!! pepepepeeeeeeeee



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Hasta la violencia,
siempre.

Hay gente que tiene cara de vaca. Posta. Como que uno les habla, les hace morisquetas en sus narices y ellos ahí, inmutables, con su cara de nada como una vaca a la que el conflicto del agro le chupa un huevo.
Y eso me pasó hace relativamente poco. Salí con un auténtico "cow man". Primera cita, uno debe ponerle garra para resultar simpático e interesante. El tipo nada, inmutable, ni la más mínima pila para hacerme amena la charla.
Imaginate yo, que tengo alma de circense, arranqué con mis malabares para remar semejante momento de silencios incómodos. Y dale que te dale con mi monólogo, y cara de vaca me miraba, como si estuviera atento, y yo juraba que estaba pensando en qué llevar en su tupper al día siguiente para el almuerzo del laburo pero que le estaba importando nada mi espeluznante historia de vida, que yo, como buena habladora, me había empeñado en relatar desde mi nacimiento en las praderas de la Provincia de Buenos Aires, hasta hoy, en el coqueto barrio de Eleven de la Capital Federal.
Yo soy una remadora profesional. No te dejo que decaigan las charlas ni a palos, salvo que la cerveza este caliente. Pero cara de vaca no me daba ni para remarla, sus "cla" "si" "ejem" en cada espacio de silencio que yo dejaba, no eran suficientes para continuar con mi show.
Y me harté, me vino un brote premenstrual de "qué hago acá si yo no tengo necesidad de levantarme este pibe?", seguido de los rumores que brotaban en mi cabeza que repetían a mi vieja diciendo "¿sabes cuántos hombres hay que quisieran estar con vos?"... y me planté frente a cara de cow, me paré y le dije "todo muy rico, pero mi tía que está en San Clemente del Tuyú tiene más gracia recordando el boom de Mundo Marino que vos con tu cara de sota de bastos mirandome como un ganso, yo así no!". Y me fui. Agarré mis petates y por primera vez decidí terminar rápido una cita de las que no me interesan.
Fue terapeutico, sepanlo. Cuando una cita no va, hay que cortarla rápido y por lo sano. Si ya todos sabemos que después no nos vamos a llamar nunca más, porqué no sincerarse y decirle "sabes? me pareciste un pelotudo, gracias por la birra". Y ahí todos despojados de culpas nos vamos a casa a dormir porque estamos perdiendo el tiempo en un barcito de Palermo cuando deberíamos estar recuperando el sueño para ir mañana a laburar.

Hace unos días en mi vida real:
- Otro cara de vaca de post cita en un sms: "hola, nos vemos de nuevo esta semana?"
- Yo: "No tengo tu número, quién sos?"

Tomar o dejar mis consejos. Antes de semejante descarado desplante que roza lo hijo de puta, mejor un vaso grande de garompa y aclarar en plena cita que prefierís que el candidato se tome el palo, no aparezca nunca más ni por tu chat y que le das un vale de "seguí participando".



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Viva el feriado!

Viva la Patria...Viva!. Que gran pavada.
El 9 de julio es una fecha que se supone "importante". Importante sería, si alguien se dignara a recordarla. Hasta hace poco, justificaba los feriados con esto de que "fomenta el turismo" (de los demás, claramente hace años que no tengo vacaciones de invierno) pero ahora que se hacen los estrechos y no me los mueven al lunes, confirmo que es una gran huevada insistir en hacernos creer que estamos todos acongojados por la memoria de nuestros próceres y que, hasta la mismísima Presidenta, no piensa "que cool, me saco el acto pedorro de encima y me voy a dormir la siesta".
Porque sí, los feriados entre semana son sólo para dormir la siesta. O para deprimirse, si es que te queda tiempo después de siestear. O para mirar series yankees, si es que ya estás enganchado con alguna - sino evitadlo Jack Shepard! -. Y por último, si sos de los que le ponen mucha garra a la vida, podes aprovechar el feriado para visitar a un pariente de esos que te da paja ver durante el resto del año: por ejemplo Tía. Volverás a tu casa algo asi como "aliviado" por haber cumplido con el deber, después de clavarte un técito con la señora de más de cuarenta que tu madre, sin opción, ha tenido que denominar "hermana".
Es inevitable no ser gataflora en los feriados. Uno arranca el nueve de julio pensando desde el minuto uno sobre "cuánto falta para el 17 de agosto",y así las cosas no se disfrutan. Inconformista, como en el resto de mi vida, así soy con los feriados. Si salgo el martes y duermo medio miércoles, soy una boluda por haber perdido el día. Si no salgo y me levanto temprano, soy una boluda por permitirme tener semejante embole.
Arranco el nueve de julio recordando a French y a Beruti porque constituyen mis calles aledañas, y ni siquiera se a ciencia cierta si ellos tuvieron algo que ver con la independencia - o eran del 25 de mayo? -.
Y dijo alguien aquel día de 1816: "Juráis por Dios Nuestro Señor y esta señal de cruz, promover y defender la libertad de las provincias unidas en Sud América, y su independencia del Rey de España, Fernando VII, sus sucesores y metrópoli, y toda otra dominación extranjera"... Sí, te lo re juro.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Minuto a minuto

El amor vende. No hay con qué darle. Me coparía hablarles de lo absurdo de la guerra contra el terrorismo o mis pensamientos aceitados sobre ideología marxista pero no, ahora me embarqué en esta de sacar mis trapitos amorosos al sol y a ustedes, estimados lectores, les copa leerme perdedora y enamoradiza.
Me siento la Tinelli gorda y pobre de esta web, algunos dibujan cosas buenísimas, más abajo Ignatius me hace reir de su tozudez, otros me recomiendan qué ver en el cine con total precisión y yo; yo curro con la huevada esta de contarles que no engancho un sólo pibe como la gente. Me falta dejarme cortar la pollerita por el directorio y listo, ya soy una de las vedettes berretas que Marce contrata para mostrar el culo en prime time.
Pero mi cola no da rating. Y por eso me tengo que esforzar a ser un poco más intelectual que las minas lindas, para ver si gano por ese lado, para ver si les entro por el lado serio y reflexivo. Aunque miren más al gato de la pantalla que a nadie, lo que no me dio la naturaleza, lo suplanto con libros que puedo citar de corrido en cada amorío. Es así, estratégicamente me preparé para hablar de todos los temas, se un poquito de cada cosa, me armé una fachada marketinera de "chica interesante" y con eso me estoy vendiendo en el mercado de la soledad. Pero no es fácil, si tuviera unos pesos para invertir en un buen par de gomas, juro que no piso nunca más una biblioteca ni una jam de jazz.
La naturaleza es sabia pero conmigo se llevó un par de materias a marzo y no me quedo otra que rebuscarmela para salir a flote. Y así voy, silbando bajito, viviendo historias no tan buenas como para ser eternas, pero que algo me dejan, algo me enseñan, algo me cuentan de la vida como para que valga la pena seguir participando.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Mi cita con Guybrush

Habíamos quedado en vernos. Los dos íbamos a salir por el día del amigo y como quien no quiere la cosa, tuvimos la astucia de invitar a nuestros amigos al mismo bar Palermitano. Por fin, nuestra historia pública de amor iba a tener un desenlace, con Guybrush nos íbamos a ver las caras y pum! el misterio acabose.

Y ahí estaba yo, nerviosa, ansiosa por ver al hombre que me piropeaba en la web, con miedo que sea un Emo, o un maníaco sexual (mucho más miedo al emo). Arriesgada, me tiré medio placard encima y me hice un look tan casual como producido, un "ya que estoy me puse estas tremendas botas" y "qué cagada que hace frío y yo tan escotada".

Las reglas con Guybrush eran simples: el iba a ser el de remera verde, yo la de roja. ¿Cuál era mi plan?, ponerme una negra, pispearlo, adivinarlo primero, y si me gustaba me acercaba con un "uy la roja la tenía para lavar, sorry".

Entró al bar, yo clavada en la barra con mi escueto grupete de amigas treintonas que pensaban en volv a casa a amamantar a sus crías. Lo vi.

Un culo. Eso me pareció, un culo feo.

Me odié por portar ese escote de gato en vano. Insalvable. ¿Cómo una persona con tan poca belleza podía escribir cosas tan lindas?. Porque yo soy fea, pero el pibe este es fiero.

El miraba para todos lados, yo me escabullía en una columna. Se puso a treinta centímetros mío. Peló celular, marcó mi tel... y mi ringtone de Paz Martinez me delató.

Igual no se acercó. No se si tímido, no se si boludo. Pero el pibe vio que era yo la susodicha y ni vino. Ahora me da bronca, los feos no tienen que tener tantos pruritos. ¿Por qué no me dio bola cuando supo que yo era yo? ¿por que no se puso denso hasta que yo decidiera huir despavorida?. Yo así no.

Me miró un ratito de reojo, incluso uno de sus amigos me señaló con el índice. Pero no se acercó. No me habló. No nada. Encuentro frustrado si los hay, digno de una persona con poca suerte como yo. Ahora estoy oficialmente sola nuevamente, apta para todo aquel que quiera ser mi ancla para estas noches de invierno con calor.

No se porqué me salió tan mal el encuentro, no había parte de adentro que sea tan buena, pura, sincera, fiel, inteligente y copada como para paliar tan absoluta fealdad. Y sólo pedí que tengan todos los músculos, debería haber agregado que no estén atrofiados.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Honestidad brutal

Sisisisi ya se, ahora están todas las minas indignadas porque no le di bola a Guybrush porque me parecía un culo. Claro, porque ellas deben estar hartas de salir con Cuasimodo y garcharse a Carlitos Tevez.

Por favor! Cuanta hipocresía derramada por ahí!. Se sabe, y sino es oportunidad que lo vayan sabiendo, que los feos tienen que remarla más que los lindos, los feos te conquistan por otras cosas, primero te la juegan de amigo y te dan un abrazo cuando no das más de llorar por otro chabón y ahí, en tu peor congoja, aprovechan a darte el zarpaso final y que te des cuenta el pedazo de pibe que te estas perdiendo, que es un amor, que es tu gran amigo, y que vos gastas el tiempo pensando en este nabo que te hace llorar. Y ya te lo había dicho tu amigo el feo, “no vale la pena que llores por un pelotudo”.

Entonces, al grano, no vengan con que le dan bola a un feo de una. Y menos a un feo desconocido. Y menos a un feo que era virtual levante del chat y que nunca, pero nunca, antes habías visto en tu perra vida.

Te digo que tengo más experiencia en bagres que nadie eh, pero ahora que ando tranqui, que no tengo necesidad alguna de tener un peor es nada, para que me voy a complicar la vida con un pibe que no me atrae.

Mis amigas dicen que soy una bichera, ojo, capaz Guybrush es Swayer pero a mi siempre me gustó Sayid. Entonces, amigas mías virtuales, aprovechen la oportunidad de conocer a un pibe que escribe precioso, pero que es un grano en el orto de feo, yo lo dejo libre para la que quiera conocerlo. Ustedes que son tan open mind, tan de guiarse por lo de adentro, atrévanse!.

Y si, capaz tienen razón con eso de que “ahora se dieron cuenta porque estoy sola”, y quizás fui un poco dura en mis términos para referirme a un pibe que demostró ser un amor y que me escribió cosas hermosas, solo porque tiene cara de boludo a pedal y toma agua tónica mientras tartamudea, ¿Guybrush queres ser mi amigo?.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Con los bifes a otra cosa

A mi me copa Calamaro. Ni vale la pena aclarar que hablo de Andrés. La cosa es que el tema este "Ok perdón", ese que dice tipo yo no quise lastimarte, solamente te dije que no la la la laaa me choca.

Es increíble como me pongo de triste con ese tema los domingos. Primero, porque la vida del rechazado tiene un cancionero a disponibilidad de sus futuros suicidios. Palito Ortega, único mártir que escribió sobre "La felicidad", todos los demás, me hablan de desamor. Pero este tema es más depre que todos los demás, le mete onda con la musiquita pero la letra es lapidaria: Ok perdón, fue suficiente. Es como que te digan "deja de quejarte nenita, seguí sola que es domingo y te estas perdiendo el programa que hacen casas en People and Arts", único motivo que me hace abrir los ojos en las jornadas dominicales.

Y en esta obra el cantautor habla de una mina que se ve es encaradora, que va al frente, pero a la que el chongo se le planta y le dice "no, raja de acá". Durísimo. A nosotras nos enseñaron que los tipos están regalados, que salvo que sea un cheto que baila en grupo, los demás te dan aunque sea por amor al deporte de darte.

Que te reboten en un boliche es un golpe a la autoestima que se pone difícil de remontar. A tu alrededor hasta el gato más gato y el bagre más bagre van a estar chapando mientras tu candidato te dice "no, gracias, no quiero estar con vos". Perdóooooon, cómo que no querés?! yo adentro de estas medias reductoras y vos con el tupé de decirme que no vale la pena que me duelan los pies de tanta bota, que así y todo, preferís chuparte un fernét con tus amigos en la barra a tirarme unos besos aunque sea de caridad!.

Que gente de mierda hay en los boliches eh. Por eso prefiero las parrillas los sábados a la noche, porque uno es libre de irse a dormir con olor a fritanga y corazón contento, sin necesidad de caretear bellezas acartonadas, con la convicción de que un sábado de mollejas y vino tinto es suficiente para ser feliz y que irte a dormir a las dos de la mañana no es tan grave si podes jactarte de una cena de más de 600 calorías. Y en los parrillones se te olvida que necesitas compañía masculina, es más, agradeces estar solo para comer cuerito de pollo con la mano. Sí a los sabados de parrillada y al levante de boliche entre semana, donde todos estamos en la misma, porque si no estas de levante, ¿a qué mierda vas a salir un miércoles?.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Al palo también con Pandolfo

Tengo un trastorno obsesivo compulsivo con la música. A mi se me pega un tema y te lo puedo escuchar 145 veces seguidas sin quejarme.
Recuerdo no hace tan poco, un verano que me fui en el FIAT Super Europa de mi vieja a Necochea, y me grabré un cassette "Grundig" que tenía solo un tema de ambos lados de la cinta: ella hundió su nariz, en la espuma de las olaaaas. Así me quedó el cerebro, junté caracolitos en la orilla 10 hs seguidas sin poder pegar los párpados de la endrogada que me había dado con "Los visitantes".
Y ahora tengo otro tema de cabecera, que es bien jipi, que es bien down, que es un sui generis sin actitud de romper guitarras en sus próximos años de vida. Recomiendo escucharlo y bajonear al compás de unas pepas, mates, frasada con agujeros y pantuflas con más de doce años de vida, el próximo domingo pre-feriado. Es un programón dominguero poder bajonear con SEMEJANTE grito al suicidio:


Ahí les va, ooootra que "Confesiones de invierno", esta es triste de posta posta.

(Ando corta de música nueva, a los quieran recomendarme qué escuchar, no duden en mandarme un mail)



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Zarpada de ambiciosa

Este invierno me propuse pasarlo sin comprarme ropa para el laburo. Me dije “con los pantaloncitos 2007 que tengo, tiro” y como odio la ropa de paquete de oficina que tengo que usar para mi vida corporativa, decidí extender los beneficios de Baccino 2007 y usar la ropita fea, aburrida, y contraria a los cánones del buen gusto internacional, durante una temporada más.

Y este mes ya se entró a complicar. Estoy disfrazada. Mis pantalones más locos de toda la serie – los de rayitas – decidieron revelarse al laverap y dejaron el color negro intenso para convertirse en un gris con pelotitas, pero me los pongo igual aunque de a pobre. Porque posta, prefiero invertir mi sueldo en ropa de la que me gusta y que tenga color. Aunque hace poco haya notado que, lamentablemente, la ropa que me gusta la uso dos de los siete días de la semana y que, en consecuencia, hay mucha gente – mis compañeros de laburo included – que creen que las poleras de lycra son mi onda.

Por eso quiero que llegue el verano, porque la dibujo más. Porque me da gusto comprar remeritas por menos de cincuenta pesos y sentirme una magnate que puede adquirir una nueva prenda cada semana. La ropa veraniega tiene colores bellos, es oootra cosa.

Claro, no hay pro sin contra. Y en la ropa blanca se te ven las cachas a morir. De ahí que agosto es CLAVE. En dos meses vas a empezar a mostrar los brazos de diva argentina que tenés, y no es gracioso parecerse a Moria pero con 30 años menos. Por lo tanto, atiborrate en un gimnasio y dale duro a las partes que todavía estás a tiempo de zafar. Brazos, y un poco de cola. La panza dejala, no te va a quedar otra que acostumbrarte, broncearla un poco para disimularla y resignar Pinamar por una playa en la que tengas algún poco más de chance de levante, tipo La Perla.

Así las cosas, ya tenemos medio año adentro. Y ni cuenta. Y otra navidad se vendrá sin chongo para aportar a la mesa. Porque claro, por más que lo consiga ahora – poneeele que lo fuera a conseguir - , ya no me da el tiempo para que sea contribuible a la familia, eran seis meses mínimos de noviazgo, fuck.

Los agostos me ponen melanco, es cuando me doy cuenta que se me pasó otro año y que no cumplí las metas que me propuse en enero. Ahí viene cuando me convenzo que no estuve pajera, sino que en enero me zarpé de ambiciosa y así sucesivamente, cada maldito agosto, mi contador anual empieza en cuenta regresiva y yo, yo igualita que siempre, sin nada que reseñar.




Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Autosuficiencia

Vivir sola tiene sus contras. Por ejemplo, recién se me acaba de quedar roto el inodoro, y cual plomero tuve que desarmarlo con mi pinza de depilar y meter el maldito flotante en su lugar. Si, la misma que anoche se delineaba las ojos con rimmel extra large, hoy metió la mano en la mochila del inodoro y estuvo tantenado para meter el aparatito en su fucking sitio.
Y así podría estar horas enumerando las contras domésticas de ser una joven que vive sola. Es que nunca me enseñaron como atar con alambre las roturas de mi casa, porque siempre había algún arreglador específico para cada cosa que se venía abajo. Pero estando sola es distinto, mi casa es un "mirame y no me toques", cada cosa tiene su secretito para funcionar: al teléfono hay que sostenerle el cable, mi persiana baja "hasta ahí", el espejo del baño de la derecha no hay que abrirlo, y la canilla de la cocina pierde, hay que ponerle una esponjita abajo.
Me niego a aprender a ser un plomero, pero a veces como que no te queda otra. Dudaba de mi ingenio para ciertas cosas, y la soledad me enseñó a ser autosuficiente. Y justamente por eso, por autosuficiente, es que asusto a los hombres que intentan acercarse.
Hablaba de eso ayer con un amigo, y la teoría es que las boludas son las primeras que se casan. Porque a los hombres no les gustan las minas con cabeza, les gusta hacerse los protectores, los que todo lo pueden. Una mina que puede ser par es una amiga, la boludita que no sabe nada de política y que lee la Viva mientras el hojea el Clarín es la típica que se pone de novia antes que vos, que perdiste el tiempo haciendo posgrados para que otra lo gastara en peluquería y pilates al unísono, y le vaya mejor que a vos con los tipos.
Las mujeres buscamos ser deslumbradas por el tipo que tenemos adelante. Yo he llegado a rechazar pibes por tener faltas de ortografía, no es exceso de exigencia, es que quiero que sean mejores que yo, que tengan algo que enseñar. Ahora que lo reflexiono, seguramente me vendría bien un Cacho bien rudo que sepa hacer fuego con dos palitos en medio del campamento, que salga a cazar leones con una trincheta y que me mire libidinoso desde el cómodo asiento de su camión; porque con los intelectualoides ya tuve bastante de que arrepentirme, leen a Gramsci pero no se les cae un "te quiero". Ese es mi nuevo plan, salir a buscar al chongo de piropo fácil que se muere de risa mirando El Muro Infernal, un basicón me vendría bien un tiempo, para ver que todos, todos todos, somos felices en la mediocridad.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Canjecito se busca

De chiquita, comía mandarinas porque me gustaba encontrar los "gajitos hijitos". De grandecita, como mandarinas porque son baratas. Siempre soñé con pertenecer al jipismo pero nunca pensé que mi entrada al mundo de los jipis iba a ser tan abrupta, y mediante el desplazamiento continuo que mi sueldo capitalista me juega todos los meses y que con su escueto rendimiento me separan día a día de los productos de consumo que otrora podía consumir.
No soy jipi por elección sino porque no me queda otra. Hace bien poquito, estuve paseando por una comuna jipona de la provincia de Córdoba y ahí me explicaron esto de "vivir en la virtud de la pobreza" y me sentí absolutamente identificada.
Experta en malabarismo económico después del día 20 de cada mes, me preocupo más por estirar el arroz a dos comidas que por ver la cartelera del cine para salir un poco de casa. Decí que todavía el periodismo puede vivir alimentandose del canje, y de vez en cuando pego algunas entraditas para ver cosas copadas.
No se bien como remontar esta trágica historia capitalista. Conseguirme un novio con plata, o uno sin que le chupe un huevo todo y vivamos en carpa, son dos de las opciones. Cobrarle a esta "Martes Corporation" sería otra gran idea, hacer un concurso para salir a cenar conmigo y hacerlos ganar a todos, estaría bien para zafar un par de cenas.
Estoy en la búsqueda de un candidato que se cope a ir a vivir a San Marcos Sierras o recorrer Bolivia sin planes. Anda difícil la vida en esta ciudad sin piedad. Si saben de alguien, me avisan, me escriben, yo soy un soldado para los planes chinos de "dejar todo y rajarnos a la bosta", siempre lista, siempre digo que sí.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Sin medias tintas

Soy una experta en el arte de tapar todo. Yo te tapo las tristezas en dos segundos descorchando alguna bebida alcohólica. A mi me dejás plantada y seguro tengo un Plan B esperándome en el celular, y si no me conocés mucho, te comés que me chupa un huevo tu existencia.

Porque soy de las que se esconden para llorar, porque no ando mostrándote que soy débil, porque tengo exceso de malas experiencias y algo debo haber aprendido: a caretear.

Sigo conservando mi mensaje personal del msn para ponerme pelotudeces que generalmente involucra un código interno con mis amigas, por suerte no he caído en la pateticada de comentar cada episodio de mi vida en el nick. En este precioso momento, mis contactos se reparten entre “ella fue sincera mintiendome bien”, “life is like a dream” y “me sobran los motivos… te extraño”. Innecesario. Esos son momento de tapar. No hay que expresar TODO públicamente, van a salir corriendo tus candidatos si seguís insistiendo en ponerte esas florcitas en el nick el día después de haber salido con él.

Y así con el resto de las cosas. Tapadora de sentimientos exagerados, esa es mi especialidad.

Mi versión careta con amiga de segunda línea: “Cómo te fue con el pibe?”, “normal, nada de otro mundo”, “querés volverlo a ver?”, “si se da, si”.

La versión real con mis amigas de siempre: “Y? Q onda?”, “Paaa lo bueno q está!!!!!”, “quedaste en verlo de nuevo?”, “si no me llama me autoflagelo diez días escuchando Arjona y lo ametrallo a mensajitos de texto”.

Porque así funciona el mundo, a medias. Diciendo a medias, sintiendo a medias, mostrando a medias. O drogándote y siendo 100% sincero, pero no te lo recomiendo SIEMPRE.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
"La vida real"

Te bloqueo y desbloqueo del chat, qué viva soy. Borro tu celular pero lo anoto en un papelito, "por las dudas". Me gustaste desde el día uno, pisaste el palito el día 100, el 101; ya te habías olvivado de mi.

Y creí que también te había gustado, y creí que esta vez sí, que por fin había dado en un blanco de más de tres horas de chapar. Pero no, ahora resulta que me gustas más que antes y te borraste mucho más que ESE día en que decidiste por fin dejar de ser un ícono de mi msn para pasar a lo que - los que tienen vida fuera del chat - consideran "la vida real".

No me diste tiempo a sacarme el pijama la noche que me llamaste decidido a pasarme a visitar, y así te atendí, entre ridícula y natural. Lo que más me gustó de vos no fueron tus terribles ojos ni tu charla incansable de lo bien que tocas la guitarra, me gustó que cuando entraste, dejaste atras las zapatillas, y te dedicaste a caminar en patas, ignorando la novedad de verme por primera vez.

Necesito un master en intuición, me falló la que me dijo que a vos te había pasado lo mismo que a mi.

Y ahora no lloro en los rincones, porque me considero lo suficientemente careta como para zafarla sin que se me caiga una lágrima. Y cada vez me ajusto más los pantalones para salir, porque quiero estar de cacería. Pero cada sábado, cuando llega el fin de un vaso, me acuerdo de vos, y te mando un mensaje patético que te pregunta "donde andas?", esperando una respuesta que me diga que estas viniendo ahí donde te espero, y no llega.

Cuando te vea, seguramente justo sea el día que me ría a carcajadas con mis amigas, el día que me tome más cervezas de las que mi cabeza aguanta y bailé más desprejuiciadamente, y te diga "morite puto", antes de mostrarte cómo se me corre el rimmell.

Es un texto medio tristón el de este martes, ya pasa, ya pasa. Se rompió el escudo que perfectamente me había armado después de los mil fracasos, me dieron al medio del cuore y me pintó bajonear un poco.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Tienes un e-spam

No se en qué base de datos aparecerá este fucking mail de flori@losmartesmiento.com.ar pero quiero denunciar un acto discriminatorio en el proceso de selección de spam. Quienquiera que sea que me manda todos los días mails anunciandome que "llegó la nueva faja reductora" o que "ahora sí, reduzca esos kilitos de más con gel reafirmante" es un flor de forro.
Porque yo abro mi casilla ilusionada en que una catarata de lectores me va a mandar sus invitaciones a conocerme, anonadados por lo lindo que describo mis tristes realidades y NO, siempre hay spam mediocre que me propone ganar unos pesos extra trabajando desde mi casa. ¿Y quién les dijo que tengo fibertel? PUTOS!.
Coincido con mi amigo Marcelo (más abajo en "martes") con que un amigo que todos los lunes te manda un e-mail preguntándote qué hiciste el fin de semana, nos es un amigo, es un reverendo hijo de puta. Pero Marcelo, peor que los mails malintencionados de los que buscan demostrar que su fin de semana es siempre mejor que el tuyo, es tener la casilla llena de mierdas mandadas al azar por un robot.
Antes, cuando me creía una chica popular y recién empezaba con esto de escribir en martes, de vez en cuando recibía el mail de algún colgado que quería que seamos amigos o me invitaba a tomar una crush para hacerse el retro; pero ahora esta casilla está inutilizada, inundada de correos basura. Es impresionante la cantidad de porquerías que recibo por día. Los fowards que me manda mi madre con las verdades de Gandhi, son poesía selecta al lado de la mierda que me llena la casilla de los martes.
Ahora, ahora que caigo en la cuenta de que los que posteamos en la web sólo somos apartados sociales que aparentamos tener onda, ahora que no creo que esto me sirva para ganar pibes ni para hacerme amigas, es ahora cuando les pido que sean sociales y me incluyan en sus cadenas, me pidan que reenvíe a quince personas una pavada antes de ser una desgraciada el resto de mi vida, o que se pongan media pila y me escriban algún mail que tenga algo que contar.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
El amor en tiempos del msn

Me pasó que me estaba chamuyando a un pibe por chat. Me pasó, también, que la mano venía de "qué linda estabas el sábado" y esos chamuyos bien baratos pero que levantan el ego muchísimo. Yo, chocha.
Al rato de hablar de vanalidades y hacer caso omiso a sus terribles faltas de ortografía contrarrestándolas con lo bueno que está, me pasó que el pibe me tipeó un "TE AMO" y antes de que yo le aprete enter en mi respuesta de "jajaja", me puso "SORRY, ME EQUIVOQUÉ DE VENTANITA".
Acto seguido, me quise cortar un seno. Y aunque suene obseno, esa es la imagen más gráfica porque los hombres también coinciden en cortarse una parte de su cuerpo cuando le pasan cosas insólitas y loosermente horribles como esta, pero yo no tengo huevos.
Cómo se le ocurre al boludo este equivocarse de ventana en medio de un chamuyo tan frágil como el "qué lindos ojos tenes". Irremontable. Una situación que definitivamente no tenía vuelta atras.
Él, evidentemente ama a alguien y no es ni una planta ni la vieja, ese "te amo" descolgado tenía dueña, y yo ya no le puedo aceptar una sola birra de fantasía conmigo. Porque sin ni siquiera una lucecita de un futuro juntos, las minas no nos subimos al tren de chapar por chapar. Aunque suene a la relación más light del mundo, en el fondo esperamos que se enamore como un gran pelotudo y que pise el palito, porque somos fáciles de convencer para cuando pinta compromiso.
Así y todo, me queda la esperanza de cruzarmelo tremendamente borracha y sin filtro. Me quedó la espina de su verso trunco por su "te amo" sincero pero en ventana equivocada. Da para unos besos, pero no me queda otra que justificarlos bien justificados de alcohol, al día siguiente en que la conciencia me diga "qué hiciste? si sabias que está con otra".



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Buscando un ideal

El exceso de fracasos amorosos me dio el efecto contrario, y en lugar de ponerme en una posición de reviente, de tener en mente darle murra hasta a las columnas, me dio por hacerme la exquisita y selectiva, y ponerme a descartar pibes por motivos insólitos, incluso por ese par de zapatillas horribles que se te ocurrió ponerte en nuestra primer cita.
Ahora ando en esa de preferir elegir hasta el cansancio, antes de ponerme de una a repartir el celular a cualquier ganso. Cuando apunte, va a ser a un flor de faisán, las liebres berretas son para adolescentes, yo estoy para algo más o menos como la gente. No te digo un reeee candidato, pero por lo menos uno que con un poco de garre logre zafar, y no uno que tenga que dibujar hasta mis ganas de verlo. Un "peor es nada" ya no me conforma, apelo a un "peor es poco" y por eso levanté el target.
Porque para boludos, sigo así, solari, que tan mal no la paso. Ya aprendí a convivir conmigo misma y me llevo bárbaro. No es tan grave como me la había pintado mi abuela yegua y sus "te vas a quedar sola".
Miro a los pendejos con ganas pero me da cosita entrarles, se que después se me va a complicar sacármelos de encima. Miro a los vejetes con respeto, pero también me da cosita, no se si estoy preparada para ver corretear a los niños de sus amigos en las cenas de los sábados.
Así, estoy en esa edad intermedia entre querer suicidarme, comprarme un felino o ser el gato viejo del boliche. Y ninguna de las tres me convence. Suicidarme no, porque no creo en Dios y no soy una estrella de rock como para morir joven. La de la mascota podría ser, pero de seguro de daría paja limpiar cuando el animal "vaya al baño" y caería directo en la mugre y pre villa. Y la de plantarme en la barra de un boliche de día de semana con un whisky es buena, es buenísima diría, pero he perdido el training y al día siguiente no puedo ir a laburar ni aunque me prometan aumento de sueldo por inflación.
Por eso la sigo piloteando como puedo. Esperando un príncipe azul que combine la facha de Mr Músculo con el cerebro de mi mejor amigo. Es pretencioso, lo se. Pero para que vueltear con pavadas y citas en vano, si ya se lo que quiero, tengo reseñado a mi pibe ideal, solamente falta que aparezca.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Lovebook

Apelando ya casi a lo más bajo de mi ser, accedí a ser parte de un programa de facebook que te busca pareja. Una especie de Roberto Galán, pero robotizado.
No se en que rato de embole máximo laboral le di "ok" a este programita, pero me cambió la vida, para peor.
La onda es que te van apareciendo candidatos con su fotito y vos le das "yes or no", tipo una tómbola humana, donde, claramente, lo que importa no es lo de adentro.
Al mismo instante, en otros lugares del mundo, millones de seres despreciablemente solos están haciendo lo mismo CON TU FOTO, asi que de repente, llega a tu casilla el esperanzador mail que indica que "Somebody has click Yes on you" y, después del eliminar al 95% de los candidatos por su inconmensurable cara de gansos, optas por hacer un encuentro virtual con uno de los chongos del living virtual del amor.
Y así apareció el tipo en cuestión. Bastante bien, 5 años más que yo, pintón, aparentemente buena onda, sin excesos de faltas de ortografía y charla más o menos amigable. Nada podía fallar, estaba sorprendetemente bueno según sus fotos. Así que pusimos punto de encuentro en esquina transitada de la ciudad y ahí me mandé.
Cuando lo vi, la primer reacción fue recular. Volver sobre mis pasos y meterme atras de algún árbol o subirme a un taxi y pasar a 120 kilómetros por su cara, evitando ser vista.
Me quise matar. Mi obviedad de que el pibe tenía que estar bueno se derrumbó con su metro y medio de altura. Un groso, de los de "Elena no", te juro. O sea, venía más o menos bien de cara, pero le sacaba una cabeza, posta.
Ya estaba ahí, mi mejor excusa iba a ser pintarle que tenía un plan a la media hora. Además, me vio y me quiso chapar, de una, sin vueltas. Y yo, esquivando. Patetico.
Nos fuimos a un bar y me encantaría saber de qué hablamos, pero mi terrible desesperación por llenar silencios incómodos me hizo desvariar entre mil temas, sin capacidad de poner el foco en algo interesante, y llenando los huecos de anécdotas ajenas e historias viejas que no venían al caso.
Nunca más, te prometo que nunca más le hago caso a mis brotes pro pavadas. La clave es relajarse y esperar que el amor llegue solo, apelar a recursos informáticos sólo te lleva a la paranoia de pensar que JUSTO de casualidad, el amor de tu vida, va a estar sentado boludeando como vos, del otro lado del monitor. Imposible es poco.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Boluchat

A veces, cuando mis amigas se hacen las boludas por Chat y no me responden, decido volverme graciosa para llamar su atención. Otras veces, cuando mis chongos se me dispersan, les propongo una gran primicia para volver su atención hacia mi ventanita, aunque sea mentira.

He aquí dos ejemplos de la vida real:

FLORIpondia... dice:
hola mi nombre es Floripondicienta
FLORIpondia... dice:
me falta un órgano vital porque lo doné hace poco
FLORIpondia... dice:
es que soy muy solidaria y no me ando con chiquitas, fui al INCUCAI y les dije que daba todo para los más desprotegidos
FLORIpondia... dice:
y un día de sol de primavera, me quedé con un pulmón menos en pos de una causa noble
FLORIpondia... dice:
y mi pulmón se lo dieron a Sandro
FLORIpondia... dice:
entonces las nenas se volvieron locas, y quieren mi autógrafo
FLORIpondia.. dice:
Y Sandro está reversionando “Rosa Rosa” en “Flori Hermosa”, nada, dice que me debe la vida
FLORIpondia... dice:
esa soy yo... Flori...

Y después de semejante presentación la muy perra de mi amiga no me dijo ni “hola”.

FLORIpondia... dice:
Cómo estás querido?
FLORIpondia... dice:
Nos vemos hoy?
FLORIpondia... dice:

FLORIpondia... dice:
No sabes!!!!! Te tengo una re primicia!!!!
FLORIpondia... dice:
tatatataaaaan
FLORIpondia... dice:
te morís, te morís cuando te cuente
FLORIpondia.. dice:
resulta que…

FLORIpondia... dice:
el asesino era el mayordomo

Y después de semejante acoso, el muy hijo de puta no me dijo ni “hola”



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
¿Qué esperabas?

Qué bien, pensó. Ahora sí me toca a mí, intentó convencerse. Pero no. El autoengaño fue más fuerte que su racionalidad, ella que siempre se creyó tan vivita.

Y no era más que una de las tantas veces en que la estafaban y le hacían comer el verso. Verso, que por cierto, venía conteniendo el mismo argumento una y otra vez pero que ella no se resignaba en advertir.

Insisto en hablar en tercera persona pero se cae de maduro que la boluda que otra vez le creyó a un “te quiero mucho” fui yo.

Antes, cuando solía respetar los besos y los te quieros, vivía más feliz y sabía, que sí o sí, besaba a quienes me gustaban y quería a quienes me querían. Ahora, que vivo el día a día como un fin de fiesta constante, me cuesta desprenderme de las viejas costumbres de esperar querer y ser querida, para sumergirme en ajetreo de una sociedad que eligió vaciar de contenido cada Te quiero, para convertirlo en un tristísimo y gratis “ya que estoy”.

Me siento cómplice al aceptar citas a mansalva y decir que si en el 89% de los casos, me niego a que me pase el tren por adelante y yo no este lista para subir. Pero a veces me planteo lo bueno que sería entrar de lleno en la época de mi vieja, y entre miles de danzas frenéticas y extasiadas, lograra encontrar a un tipo que me caiga lo suficientemente bien como para ilusionarme en dar un paso más. Y creer. Volver el tiempo atrás y convertirme en inocente. No haberme caído tantas veces y no haber acumulado moretones. Salir ilesa, darles chances sinceras, no comerme un verso sin morir atragantada.

Con tanta reflexión no pretendía bajar, bajar y bajar el ánimo de mis respetuosos lectores. Pero posta, duele menos cuando menos esperas, duele tanto cuando te ilusionas y duele muchísimo más cuando crees. Crédula desubicada, crédula, ¿qué esperabas?.



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Siempre le duele

Qué bien, pensó. Ahora sí me toca a mí, intentó convencerse. Pero no. El autoengaño fue más fuerte que su racionalidad, ella que siempre se creyó tan vivita.
Y no era más que una de las tantas veces en que la estafaban y le hacían comer el verso. Verso, que por cierto, venía conteniendo el mismo argumento una y otra vez pero que ella no se resignaba en advertir.
Insisto en hablar en tercera persona pero se cae de maduro que la boluda que otra vez le creyó a un “te quiero mucho” fui yo.
Antes, cuando solía respetar los besos y los te quieros, vivía más feliz y sabía, que sí o sí, besaba a quienes me gustaban y quería a quienes me querían. Ahora, que vivo el día a día como un fin de fiesta constante, me cuesta desprenderme de las viejas costumbres de esperar querer y ser querida, para sumergirme en ajetreo de una sociedad que eligió vaciar de contenido cada Te quiero, para convertirlo en un tristísimo y gratis “ya que estoy”.
Me siento cómplice al aceptar citas a mansalva y decir que si en el 89% de los casos, me niego a que me pase el tren por adelante y yo no este lista para subir. Pero a veces me planteo lo bueno que sería entrar de lleno en la época de mi vieja, y entre miles de danzas frenéticas y extasiadas, lograra encontrar a un tipo que me caiga lo suficientemente bien como para ilusionarme en dar un paso más. Y creer. Volver el tiempo atrás y convertirme en inocente. No haberme caído tantas veces y no haber acumulado moretones. Salir ilesa, darles chances sinceras, no comerme un verso sin morir atragantada.
Con tanta reflexión no pretendía bajar, bajar y bajar el ánimo de mis respetuosos lectores. Pero posta, duele menos cuando menos esperas, duele tanto cuando te ilusionas y duele muchísimo más cuando crees. Crédula desubicada, crédula, ¿qué esperabas?



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar


Dejá tu e-mail


Floripondicienta! POR MARIA
Blanca hasta los tuétanos

Había una vez una nena muy pero muy valiente con sus decisiones, pero cobarde hasta el cansancio para comunicarlas. Era bastante histérica, bastante melancólica, otro poco romántica, con coraza de "todo me chupa un huevo" y con el sueño repetido cada noche de casarse de blanco y que Obla di Obla da sea su marcha nupcial.
Despreciaba a los hombres por su mero género. Odiaba a cada tipo que se le cruzaba en su camino porque uno sólo la había hecho sufrir demasiado y el estigma de amor fallido era más fuerte que las ganas de arrancar con una historia nueva.

Y así seguía su vida, histeriqueando hasta que le daban bola y huyendo cada vez que la cosa se ponía seria.
Argumentaba que perdía el sentido de las relaciones cuando se volvían faciles pero se moría de miedo de que la quieran en serio. Y así, con un panorama poco alentador, el menos pensado de todos, el pibe de descarte que durante años había sido su chamuyo fijo, a ese que nunca le daría un sí porque sabía que a pesar de todo la seguiría buscando; ese candidato in eternum decidió ponerse de novio, y la nena histérica se comió todos y cada uno de sus coqueteos.

Con su poca valentía para comunicar sus decisiones, se había olvidado todo este tiempo de decirle a este señor que ella también le quería dar. Así, sutil, lo que quería era darle. Y después ver. La había asustado con tanto amor comunicado cada sábado, con tantos "qué linda estás" en un sms. Y ella había preferido esquivar su candidato fijo, por no explicarle que lo que ella quería era un poco menos que amor, pero que así y todo, lo quería. Y lo vió con ella y se mordió la lengua, y se odió por no dejarse querer a tiempo, y volvió a sangrar la herida de aquel que la había hecho pelota. Porque al final, la sucesión de miedos lo tienen como único culpable, y ya es hora que la nena histérica se anime a blanquear.

 



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar

Floripondicienta! POR MARIA
De frente mar

Es como un cambio de roles. Como si el nuevo siglo se hubiera olvidado de los caballeros de antaño y hubiera igualado las condiciones femeninas a la hora del levante. Porque de noche me sueltan de la jaula y salgo de cacería, y no da andar esperando paradita que el pibe que estoy fichando me venga a poner el ojo, por eso, porque la noche cada vez se me hace más corta, es que me mando de una a la acción. Y busco excusas y me pongo a la par del pibe que me gusta moviendo mi trago hacia ambos lados, tratando de llamar su atención.
Y cuando menos se de cuenta, le pido fuego. Y cuando se quiere acordar, ya le estoy sacando charla.

Y el toda la vida va a creer que me encaró y me levantó. Iluso. Es una víctima que decidí ponerme en el camino y aceché hasta comerlo crudo.
Porque ya no hay damas y caballeros, hay hombres y mujeres con ganas de conocerse, con ganas de besarse, con ganas. Y los hombres son boludos para darse cuenta que están en la mira de una dama, por eso las damas hemos aprendido a hacer todo menos "eso" que es el encare concreto. Damos con mil estrategias de estar cerca de ellos, de rodearlos, de mágicamente ser la mina que está cerca y que justo tiene un escote increíble que se presta a ser mirado.

Anoche fui de frente con un pibe. Le mentí descaradamente y le pregunté si era "amigo de". Asintió. Y le pregunté por su amigo, que qué era de su vida, que dónde andaba (todos datos que ya me había proporcionado el facebook) y cuando menos se lo esperaba, terminé agendada en su teléfono.
Así funciona el mundo vertiginoso en el que me tocó vivir, con roles intercambiados, con roles igualados, con roles, o sin ellos.

 



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar

Floripondicienta! POR MARIA
Una cita cagada

Las palomas son seres despreciables. Ratas voladoras. Animales endemoniados que surgieron, seguramente, de algún defecto de la madre naturaleza. No me las vengan a comparar con una gaviota o un picaflor. Las palomas son chotísimas. Cero libres, no me representan ningún tipo de libertad esos bichos dependientes de las migas ajenas.

Las palomas me odian y yo las odio a ellas. Las palomas me arruinan una cita de plaza porque siento que me están mirando fijo todo el tiempo y no puedo chapar tranquila.
Hoy fui a dominguear a una plaza a hacerme la wild life. Y ahí estaban las muy putas. Miles, millones de palomitas grises y espantosas que me pulularon por la cabeza toda la puta hora en que intenté tomar mates con mi candidato. El me cebaba el matecito y yo no podía dejar de pensar en que una de esas ratas aladas me estaba acechando a punto de cagarme el encuentro con un garco en la ropa. Porque son así de sucias y desubicadas.

Yo siento que me miran fijo y que cuando abren las alas es porque me tienen en la mira y me están por atacar. Y lo hicieron. Porque no tienen reparo, porque no me da para decirle "bancame paloma, no me cagues la cita que hace años que no tengo un pibe que me quiere ver de día". Era una que tenía un par de plumas blanquitas pero que abundaba en grises y marrones. Si la ven por ahí, mandenle una carta bomba de mi parte y que haga de paloma mensajera. Paloma de mierda.

 



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar

Floripondicienta! POR MARIA
La revancha

Mi tía segunda anunció su casamiento en segundas nupcias. Angurrienta la hija de puta. Vino, chocha, a mostrarme su anillo. Anillo que reemplaza al anterior y que no por eso lo hace menos válido. Doble fiesta, doble vestido blanco, doble novio. Siete años de diferencia entre una boda y la otra. Igual de sola yo, con diez kilos arriba y siete años más.
No pude disimular mi cara de sorpresa ingrata cuando se vino el notición de la boda por segunda vez. Mi primera reflexión fue: dieta. La segunda: novio urgente.
Las fiestas matrimoniales son una gran vidriera para mostrar cuan bronceados logramos estar en pleno julio y pasear de la mano con el chongo nuevo, o mi opción de abrazarme a la barra a tomarme la mayor cantidad de fernéts en menor tiempo, y pasar desapercibida de las pavadas del ramo y la liga.
Pero esta vez es distinto. Segundo casamiento familiar de la misma persona, lo tomo como una revancha. Como si fuera la segunda oportunidad para demostrar que en estos siete años no sólo acumulé grasa abdominal, también logré volverme la exitosa prima lejana que todos miran de reojo mientras baila acompasada al chongo más lindo del gimnasio de la cuadra.
Y así se me fue el año y lo cerré con este anuncio de doble casorio. Encima, ahora con un pendejo que está buenísimo. Es muy perra.
No puedo olvidarme entre tanta indignación de dar un deseo de buen año a mis queridos lectores y prometer un reencuentro, próximo, cercano, después de que me canse de vacacionar por ahí

 



Floripondicienta

Oriunda de Mar chiquita, ganadora del premio “Colores” en su colación de grado del colegio secundario, víctima de tres robos de arma blanca en lo que va de 2007 y convencida de que todo lo que escriba en es en vano porque a nadie le interesa saber de sus cuestiones.
La Srta Floripondicienta, quien se autodefine como una “fanática empedernida de las pasas de uva y las novelas” es, sin dudas, la especialista en fracasos que Martes trae a nosotros para no chocar con sus mismas piedras.

flori@losmartesmiento.com.ar

SI TE ANIMÁS DEHÁ TU MENSAHE
Deha tu mensahe en el casillero de abaho.

mensahes@losmartesmiento.com.ar






www.losmartesmiento.com | 2006 - 2009 |
MARTES Corp. © Todos los derechos reservados |
HOST - ELSERVER.COM | WEBMASTER - MARTES Corp. |